¿Les ganó el Infonavit a los bancos?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Les ganó el Infonavit a los bancos?

COMPARTIR

···

¿Les ganó el Infonavit a los bancos?

15/11/2018
Actualización 15/11/2018 - 12:54

La batalla inició hace ya dos años, se anticipaba de antología; por un lado el Infonavit ofrecía tasas de interés fijas y en pesos a sus millones de derechohabientes; por el otro, los bancos ponían el grito en el cielo ya que con una tasa de 12 por ciento, que si bien en ese entonces sí marcaba un diferencial importante con la que ellos cobraban, a partir de ocho por ciento, se preveía que era el primer round.

El segundo round llegaría cuando el Infonavit pasó a ampliar el monto a financiar e iba por la clase media de este país. Ahí los bancos sintieron que la pelea era una realidad y vieron que era necesario ponerse las pilas, ya que el riesgo de perder ese negocio y sobre todo, ese segmento de la población, que tiene una mayor capacidad de pago y menor riesgo, los haría ganar menos, lo que hoy los números así lo indican en el segmento hipotecario, porque la que es considerada la viviendera más grande de América Latina ganó el segundo encuentro.

Pero a todo este panorama no tan bueno para los bancos, David Penchyna, del Infonavit, explica sobre la entrada en ese segmento, que si bien el enfoque del instituto es social, los trabajadores sin importar su sueldo tienen los mismos derechos de acceder a una casa, ya que ese el objetivo del organismo.

Pese a este escenario de 'pelea' y de que los mismos bancos se quejan de que han perdido negocio, el sector ha ganado con el Infonavit algo cerca de 40 mil millones de pesos al año en créditos que han hecho juntos, principalmente de cofinanciamiento. Así, la entrada al segmento de altos ingresos permite financiar los créditos de quienes menos ganan, lo que habría que ver si este esquema se mantiene en el próximo sexenio.

Esto, sin contar que en algún momento el programa Cambiavit despegue y se convierta en un modelo a seguir por los bancos.

Aunque lo más interesante será ver si el tercer round entre bancos e Infonavit se concreta en la próxima administración, y es que ya está en análisis lo que puede ser un producto revolucionario para esta época de millennials, que tienen una alta movilidad laboral y bajos salarios.

Hoy las necesidades de los derechohabientes del instituto indican que quieren una vivienda, pero para renta, no para comprarla y ahí pueden generarse negocios interesantes en dos vías, para empresarios con la visión de construir vivienda sólo para renta y por el otro, que actualmente buscan diseñar los especialistas del instituto, es el otorgar financiamiento para renta, en donde la subcuenta de vivienda podría ser aval y en lugar de que un crédito para la adquisición de una casa se pague vía el Infonavit, se pague una renta de forma directa al arrendador, lo que daría ventajas interesantes para todos los involucrados.

Sin duda, la competencia siempre será buena porque en este caso, los millones de usuarios de este organismo tienen una opción más para adquirir vivienda y por el otro, los bancos siguen siendo presionados y buscan diferenciarse en el servicio, tasas y las benditas comisiones que cobran al abrir un crédito de este tipo. Por eso, esta lucha entre estos dos gigantes no sólo se mantendrá, sino que seguramente se incrementará, claro está, si las políticas públicas del próximo gobierno mantienen estas condiciones e interés de ser el organismo de vivienda público privado más grande y eficiente, por eso en este tema, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.