Las lecciones de Banco Famsa
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las lecciones de Banco Famsa

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las lecciones de Banco Famsa

02/07/2020
Actualización 02/07/2020 - 10:54
columnista
Jeanette Leyva
Moneda en el Aire

Las crisis sacan lo mejor y lo peor de las personas y empresas, y todo indica que la mala administración, excesos o abusos por parte de Banco Ahorro Famsa (BAF) cobraron factura y hoy es el segundo banco en menos de una década que será liquidado por no cumplir los niveles de capital, por lo que probará la reforma financiera de 2014.

Ese paquete de reformas en la que participó todo el sector financiero en el diseño, incluyó formas de liquidar un banco de manera más rápida y expedita para que los acreedores que pueden ser ahorradores que tengan recursos por encima del seguro de depósito recuperen de manera más rápida su dinero y no tengan que pasar varios años o décadas para ver ‘la luz’ en el camino.

Banco Bicentenario, como les comenté, fue el primero en quebrar en esta nueva era de la banca mexicana y al primero que se le aplicó la liquidación.

La historia de BAF será materia de análisis para abogados financieros y bancarios y muestra que el año pasado que se entró a revisar, simplemente ya no había forma de solventar muchos de los problemas que venía arrastrando, el más fuerte, los préstamos hechos a su parte relacionada, es decir al grupo mueblero Famsa.

En el Diario Oficial donde se sustenta la revocación de la licencia bancaria por parte de las autoridades, se explica que se excedieron en más de 25 por ciento de sus operaciones con personas relacionadas relevantes, monto que es representativo para Banco Ahorro Famsa, dado el continuo financiamiento a este tipo de personas mediante créditos, cuentas por cobrar y pagos anticipados por servicios prestados por estas últimas y llegaron a tal grado de pagarles recursos antes de los vencimientos o de no registrarlos, y hablamos de miles de millones de pesos.

Aunque el banco pidió un régimen de operación condicionada, y realizó algunas inyecciones de capital realmente simuladas, no había de doóde reintegrar el capital y el viernes que la tienda se declaró en Estados Unidos en bancarrota no había para donde hacerse. Aun así el jurídico del banco trató hasta el último día en cuestionar a la autoridad la resolución.

Esta historia, que las autoridades aseguran es la única por la forma de incumplimientos y exceso en préstamos a las partes relacionadas, les aseguro que hará que más de un banco que tiene empresas hermanas revise a detalle la forma en cómo operan con ellas y también servirá a las autoridades para poner mayor atención en esa área, que ya se veía venir, cuando en el momento en que se impuso el tope con una parte relacionada hubo una férrea pelea de muchos bancos y empresas, incluso amparos y mucho más, eso hace más de 10 años. Hoy ese tema todo indica fue el origen del quiebre del banco.

Las revisiones y peticiones de aumento de capital a varios bancos de menor tamaño y que ciertamente no tienen un impacto en el sistema financiero si mañana llegaran a bajar la cortina, vienen con mayor fuerza desde hace cuando menos tres años, y en el último año tras las pruebas que han realizado las autoridades les han pedido a los socios que inyecten recursos.

En este año algunos han ido acatando la recomendación-obligación que les han impuesto, lo que aseguran que ayudó a salvar a más de uno, pero con lo registrado en BAF seguramente veremos una mayor actividad en varios de ellos, reforzando principalmente su capital por diversas vías.

Incluso directivos de bancos medianos reconocen que han analizado algunas opciones de sumar a los bancos pequeños o con debilidades, pues lo que menos quieren es que se repitan este tipo de noticias. Con la inyección de recursos que hicieron hace un par de meses los dos bancos que estaban en la mira se salvaron de salir del mercado. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.