La vivienda y la banca, el reto de este año
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La vivienda y la banca, el reto de este año

COMPARTIR

···
menu-trigger

La vivienda y la banca, el reto de este año

16/01/2020
Actualización 16/01/2020 - 11:28

Si hacemos un balance de los cambios que se han tenido en las últimas décadas, en lo que es el sector del crédito para la vivienda y para la construcción, veremos dos panoramas muy distintos. Aquellos que buscan un crédito para comprar un inmueble tendrán ventajas que hace 20 años ni tan siquiera se podían pensar, pero por el lado de los desarrolladores se encuentran en un momento crítico.

En los créditos para vivienda los cambios han sido en beneficio de los acreditados recientes y futuros; hoy tenemos tasas fijas incluso menores a 10 por ciento anual a un plazo de 20 años; hace dos décadas eran tasas variables, plazos máximos de 10 años y sin seguros, por ejemplo, de desempleo o imposible pensar en la deducibilidad de estos intereses que hoy se pueden hacer en la declaración anual.

Otro cambio positivo es que hace dos décadas se pedía enganche en promedio de 30 por ciento para tener un crédito, ahora los esquemas de cofinanciamiento permiten tener acceso a un financiamiento de hasta 95 por ciento, lo que generó un boom en la compra de vivienda.

Sin embargo, pese a las ventajas que están a la vista y de que el crédito a la vivienda fluye de manera adecuada -donde BBVA mantiene el liderazgo, en segundo lugar se ubica Banorte, en tercero Santander, en cuarto Scotiabank, en quinto Citibanamex y en sexto HSBC-, que crece a un ritmo bastante fuerte, cuando se compara el crédito a la vivienda con respecto a otros países miembros de la OCDE, México se encuentra casi al final sólo por encima de Brasil (que viene de una larga crisis), Turquía, India o Rusia, lo que no cambiará pronto.

Las causas, entre alza en precios, desempleo, prácticas ilegales de empresas que registran a empleados con menor salario o que les impide crear antigüedad al cambiarlos de razón social, son parte de ellas, y en los cuales pese a que exista interés o capacidad de futuros acreditados, el camino se les complica. Ayer se anunció una estrategia contra las empresas de outsourcing que origina el que millones no solo no tengan la seguridad social adecuada, sino que no puedan acceder a mejores financiamientos, de lo cual pronto platicaremos.

El otro panorama nada positivo es que en los últimos años, principalmente en la Ciudad de México, el sector de la construcción de vivienda se encuentra prácticamente parado; datos de los desarrolladores a septiembre mostraban que en esa fecha se incorporaron proyectos para edificar 13 mil 169 viviendas, lo que representa un decremento de 45 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Con datos del RUV anualizados a septiembre de 2019 se han incorporado proyectos para edificar 220 mil viviendas, lo que representa una disminución de 17 por ciento respecto al año anterior.

En todo esto la banca ha influido en cierta manera, ya que ante la falta de permisos para construir y los riesgos que significa prestarles a desarrolladores, precisamente por las 'trabas' para concluir proyectos en la ciudad que concentra los montos y créditos, los créditos-puentes tuvieron un decremento de 14.6 por ciento al cierre de septiembre al compararlo con el año pasado, tendencia que de mantenerse, reconocen quienes participan en esta industria, los pone ya en un punto crítico. Miles sin trabajo: peritos valuadores, ingenieros, arquitectos, decoradores, mano de obra, la lista es más que larga; un problema que de no revertirse pronto puede llegar a un punto que consideran más que crítico y en donde todos coinciden: autoridades, bancos, constructores que deben de trabajar de forma inmediata y coordinados para salir de este gran 'paro técnico'.

Y ya que hablamos de créditos para adquisición de casas y del sector de la construcción, este jueves el Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), que se ha enfocado principalmente en créditos puente para los desarrolladores de vivienda, tiene su tradicional encuentro con la industria, ese que durante años BBVA Bancomer y Banorte realizaron, es ahora el lugar de encuentros de las autoridades del sector que presentan sus balances y planes. Ya veremos que dicen para este 2020. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.