La liquidez es lo que reina hoy
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La liquidez es lo que reina hoy

COMPARTIR

···
menu-trigger

La liquidez es lo que reina hoy

05/05/2020
Actualización 05/05/2020 - 11:24
columnista
Jeanette Leyva
Moneda en el Aire

Poco a poco se han presentado diversas iniciativas de apoyo o programas para dotar un 'poco' de liquidez a las empresas y personas en estos meses que la economía prácticamente se ha desplomado ante el cierre de millones de negocios por la cuarentena que se vive a consecuencia del Covid-19, por eso quien tenga hoy liquidez es sin duda el rey.

Por un lado, los bancos con la puesta en marcha de su programa de diferimiento de pagos por cuatro o seis meses que estaba encaminado a ayudar a quienes se quedaron sin empleo o les disminuyeron el sueldo por estar cerradas sus empresas, en los hechos detectaron que muchos de los que se inscribieron eran asalariados tanto del gobierno como de industrias que siguen en operación al 100 por ciento, es decir personas que en teoría no han visto disminuidos sus ingresos ya que tienen garantizado el pago de sus quincenas; lo que no sucede en muchas industrias de la iniciativa privada que han cerrado; ahí está el ejemplo de los centros comerciales que están afectados al por mayor.

Las peticiones de ayuda de la banca por parte de sus clientes sumaron en el caso de Citibanamex más de 730 mil personas, en BBVA más de un millón de clientes, Banorte registró a más de 500 mil clientes y Santander más de 406 mil usuarios, todos ellos en promedio pudieron registrar más de un crédito para diferir el pago, ya sea en tarjeta, en crédito personal, nómina, automotriz o hipoteca, por lo que la suma de los créditos fácilmente puede rebasar más de cuatro millones de préstamos que están hoy ‘diferidos’ para pagarse en los siguientes meses.

Por un lado, existe positivismo en el caso de quienes se acogieron al programa y son burócratas, ya que muchos de ellos lo hicieron precisamente por tener liquidez en estos meses, y al término de la contingencia no tendrán problema para pagar sus deudas; pero en el caso de los que trabajan en la iniciativa privada, la incertidumbre es mayor, ya que aun cuando regresen a trabajar, dependiendo el sector, la recuperación de sus ingresos podría ser más lenta y veríamos con ello un incremento en la morosidad; por ello las instituciones se previnieron antes y crearon reservas preventivas ante el negro panorama que se avecina, lo cual por primera vez en casi una década afectó sus ganancias. En el primer trimestre los bancos ganaron menos, pero no por eso dejaron de ser rentables, ya que es una de las industrias consideradas esenciales y que sigue trabajando y, como hemos dicho, tienen un papel fundamental en la economía mexicana.

El tema de la liquidez, consideran todos, es muy importante en estos momentos no solo para las empresas, sino para las personas en general; tener recursos para hacer frente a una emergencia como la que se vive hace que el tener recursos disponibles en la bolsa pueda cambiar incluso el estado de ánimo ante el adverso panorama que se vive.

Hoy lo que se espera en las empresas es que pronto los ansiados programas anunciados por el Banco de México, así como por el Consejo Mexicano de Negocios estén en marcha; esa liquidez urge para darles tranquilidad no a las empresas, sino a millones de mexicanos que trabajan con ellos y que no tienen más que ese ingreso para subsistir, ojalá pronto todas las reglas estén listas.

Y ya que hablamos de liquidez, aun cuando se han hecho y presentado diversas iniciativas de la banca para hacer frente a la pandemia del Covid-19, y están desde luego midiendo lo que pasa, es claro que aún hay más cosas que se podrían hacer en estos momentos, y así como en casos de sismos se activa el que las personas puedan disponer efectivo en cualquier cajero para no desplazarse más, esta es una acción que en estos momentos convendría también hacer para aquellos que buscan tener efectivo en sus hogares o que simplemente no son usuarios de las tecnologías, para ellos, sobretodo personas de la tercera edad y quienes así como reciben sus recursos disponen de ello, en esta cuarentena esa opción debería activarse, que tiene un costo, pero es momento de que los bancos muestren una vez más solidaridad con sus clientes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.