El valor de la mujer y de la naturaleza
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El valor de la mujer y de la naturaleza

COMPARTIR

···

El valor de la mujer y de la naturaleza

16/04/2019

Combinar lo mejor de la naturaleza con la fuerza de la mujer sin duda no es una tarea fácil, pero eso ha permitido cambiar la vida de más de 200 mil personas en México, en su mayoría mujeres con una edad promedio de 44 años, que han visto en la empresa Natura un cambio en sus vidas.

La venta de productos por catálogo en México es sin duda una parte clave en la vida de millones de mexicanos, son principalmente mujeres las que 'completan' sus ingresos o bien es su único medio de subsistencia, por eso llama la atención los planes que tiene en nuestro país Hans Werner, director general de Natura México, quien espera que en cinco años no sean 200 mil sino 500 mil las personas que forman parte de sus filas como consultoras.

Natura, de origen brasileño, ha estado en México a lo largo de 14 años, a nivel global cumple medio siglo presente en Brasil, Chile, Argentina, Colombia y nuestro país se ha convertido en el segundo de mayor relevancia para la compañía a nivel global.

Una parte que poco se sabe y que es muy importante, es también que debido a la cercanía con Estados Unidos, hoy en México se realiza el 30 por ciento de la producción en sus plantas de Toluca y Querétaro, esto con miras a crecer más dado que la combinación de productos hechos con elementos naturales, que además ayudan al cuidado del medio ambiente y el auge por lo natural, vislumbran un panorama más que positivo no sólo en nuestro país sino en otros lados.

Werner es muy optimista no solo por el crecimiento de la marca aquí, sino por lo que también se ha logrado en el desarrollo de las mujeres que hoy forman parte de este equipo, que reciben desde clases de liderazgo en el mismo Tec de Monterrey hasta nuevas oportunidades de tener acceso al financiamiento, ya que debido a que se consulta el Buró de Crédito, quienes tienen algún 'tache negativo' reciben una oportunidad de volver a tener acceso a un crédito con ellos, y así recuperarse si tuvieron algún tropiezo económico en el pasado.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, lo que poco se supo luego del anuncio del Grupo Santander que buscan adquirir el 25 por ciento de las acciones de minoritarios en circulación en México, es que la reunión del Consejo de Accionistas tuvo un toque totalmente moderno y acorde a los tiempos de las nuevas tecnologías, al aplicar el blockchain para realizar las votaciones, al poner en marcha un piloto en el ciclo de delegación y voto del tramo minorista. Las gestoras de Renta 4, Mapfre y Santander participaron y comprobaron la conveniencia que ofrece esta solución frente al modelo convencional.

Al usar esa tecnología, explicó Santander, se ofrece más transparencia en el ciclo del voto (se registra y contabiliza al instante frente a las dos semanas habituales), simplifica el proceso, y aumentan la seguridad (se reducen posibles errores) y la motivación para votar, lo que mejora la democracia corporativa.

El uso de la tecnología fue generada por el propio banco, quien con una solución propia desarrollada por el Blockchain Center of Excellence de la entidad usando la tecnología Parity de Ethereum. En el piloto, coordinado por el área de tecnología del centro corporativo, también colaboraron el servicio de emisores de Santander Corporate & Investment Banking y el departamento de valores de la entidad, sin duda un cambio que veremos en muchas más entidades financieras en el futuro.

Y bueno, también llama la atención que mientras el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Adalberto Palma, comenta que no hay en la 'tubería' peticiones de licencias bancarias nuevas ni nada en el futuro próximo, mientras que en la tradicional reunión de primavera en EU, el titular de Hacienda, Carlos Urzúa, dice que hay otros datos, es decir nuevos bancos extranjeros podrían estar llegando al país en este sexenio. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.