menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Diciembre, mes difícil por la ciberseguridad

COMPARTIR

···
menu-trigger

Diciembre, mes difícil por la ciberseguridad

01/12/2020
Actualización 01/12/2020 - 9:26
columnista
Jeanette Leyva
Moneda en el Aire

No hay banco que no asegure en México y en el mundo que se encuentra en una transformación total de su forma de operar y dar servicios, pero también en la forma en cómo se protege para no ser víctima de los ciberdelincuentes, en las inversiones que realizan y en toda la labor en torno a este tema.

Sin embargo, ayer que fue el Día Internacional de la Seguridad de la Información, más allá de la campaña iniciada al arranque del mes por el gremio bancario, poco se ve de un esfuerzo conjunto de todos los demás participantes del sistema financiero, desde Sofomes, Sofipos, entre otras figuras como con la Condusef, proveedores de servicios de telecomunicaciones, autoridades de todos los niveles, en trabajar en este tema de manera visible y sobre todo con mensajes claros con los cuales los ciudadanos puedan identificar y estar alertas para evitar ser víctimas de un fraude o robo en cualquiera de sus modernas modalidades.

Llegamos al mes en donde hay más dinero circulante con el ansiado aguinaldo, diciembre en donde millones que están en la economía formal y reciben en un 95 por ciento su dinero en una tarjeta de débito enfrentarán −de seguir al ritmo que están− un intento de fraude y posiblemente caigan en las manos de los delincuentes y queden indefensos.

Las quejas en el primer semestre siguieron siendo siete de cada 10 por un posible fraude, según datos de la Condusef, siendo Banorte, Santander, Citibanamex, BBVA, Bancoppel, HSBC y Banco Azteca las instituciones que el organismo tiene con más reclamaciones.

Pero en algo tiene razón Manuel Romo, director de Citibanamex y que según los últimos datos lograron disminuir las pérdidas por fraudes en 23 por ciento en este 2020, comparada con el año pasado, es que todo el sistema financiero, no sólo los bancos, deben ‘atacar’ el eslabón más débil y por el cual los delincuentes aprovechan para robar a los usuarios, y es la comunicación que realizan o más bien, diría yo, no realizan de forma adecuada para informar a sus clientes para que no compartan datos en ninguna llamada y por ningún medio.

Sin embargo, también como dice Romo, hay que reconocer que muchas veces son tan hábiles estas bandas de delincuentes que igual operan en territorio nacional que fuera de éste, que pueden obtener información de manera tan hábil al ganarse la confianza del cliente, por tener alguno de sus datos bancarios o personales.

En el tema de la ciberseguridad, considera que no debe de ser una ventaja competitiva para nadie, sino debe de ser un trabajo coordinado y en conjunto de todo el ecosistema financiero, ya que eso beneficiará a todos, lo cual suena bien, pero la realidad es que muchas veces cuando una institución es vulnerada en alguna área o sus proveedores, no son capaces de comunicarlo a sus colegas por el llamado riesgo reputacional.

Lo cierto es que inicia un mes complicado en estos temas de robos, fraudes y ciberseguridad en donde todos debemos estar alertas y atentos para no ser víctimas, ya que los delincuentes, como se ha visto, no respetan ahorros de nadie.

* * *

Y por el otro lado de la moneda, tras el rompimiento de las negociaciones para una eventual fusión entre BBVA y Sabadell, las especulaciones siguen en el otro lado del mundo, incluso algunas que pueden sonar inverosímiles como una fusión entre BBVA y Santander, pero que, dado que este 2020 nos ha sorprendido en todo y con el panorama económico actual, cualquier cosa puede pasar.

Aunque justo Banco Sabadell desde España desmiente que la unidad en nuestro país que dirige Francesc Noguera haya iniciado algún proceso de desinversión en México, por el contrario, es un ‘proyecto de éxito’, y sin duda así es porque apostaron a ser un banco 100 por ciento digital que durante la pandemia ha mostrado ser el modelo idóneo, por el cual muchas otras instituciones buscan acelerar su transformación a ese modelo digital. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.