Moneda en el Aire

Ciberseguridad, el tema del que se necesita hablar

Los ciberdelincuentes están atacando a todos sin excepción, pero son los clientes los más afectados y a los que hay que cuidar y ayudarlos a mantenerse alerta.

Al cierre de 2020 se cumplieron dos años de que el banco Scotiabank inició una transformación y migración completa de sus sistemas tecnológicos más allá de la inversión y de todo el estrés que en su momento vieron tanto ellos como sus clientes; hoy el avance es notorio, pero consideran que aún no es suficiente.

Hay que recordar que en su momento se migraron más de 700 millones de registros y eliminaron 79 distintos sistemas operativos para integrarlos; hoy el trabajo sigue, hay una nueva aplicación bancaria y banca móvil más intuitiva y sobre todo que, en cosas tan simples como acreditar el pago entre las mismas cuentas del banco que se reflejaban hasta 48 horas después, hoy se hacen al instante.

En este tiempo el banco ha duplicado el número de clientes que solo transaccionan a través de la app como el total de transacciones digitales que se hacen en el banco; gracias a las mejoras en la experiencia del usuario nos comenta Mache Herrera, el director general adjunto de la banca digital de Scotiabank, y que aterrizó en el país hace justo un año desde Argentina en plena pandemia, se busca que se puedan realizar más operaciones digitales, dar el servicio de videollamadas, y sobre todo incrementar la seguridad en las transacciones, de la mano de educación para los usuarios para evitar que sean víctimas de los delincuentes.

En seis meses, con los cambios de la aplicación y banca móvil se han logrado abrir más de 135 mil cuentas digitales todo en línea en procesos de cinco minutos, lo que ha incrementado las ventas por canales digitales hasta casi 60 por ciento.

Sin embargo, con la modernidad y mejores servicios en línea para los clientes de la banca, también llega el lado malo y son los delincuentes que atacan no solo a la industria financiera sino a todo mundo, y es un tema en el que tanto Herrera como el director general del banco, Adrián Otero, coinciden que todos deben trabajar para evitar que siga avanzando.

Los ciberdelincuentes están atacando a todos sin excepción, pero son los clientes los más afectados y a los que hay que cuidar y ayudarlos a mantenerse alerta, coinciden ambos directivos, para lo que se requiere inversión para poder detectar a tiempo operaciones inusuales y frenarlas, por lo que se verá un incremento en los controles, como el que no se pueda dar de alta de forma inmediata una cuenta a la que se le quiera traspasar dinero, para que el banco y cliente tengan mayor tiempo de verificar que será un traspaso válido, con todo lo que eso puede implicar. Es un hecho que el tema de la ciberseguridad los tiene ocupados y es algo en lo que reconocen se debe de hablar más para que los clientes conozcan que el fraude está evolucionando y todos debemos ser proactivos.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, hace un par de años un par de bancos había enviado alertas al Servicio de Administración Tributaria (SAT) y a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de que los depósitos con la actividad reportada no cuadraban. Los que conocen del tema dicen que se llevó todo este tiempo porque se buscó no bloquear cuentas de donde salen los pagos a todos los que reciben su salario por esta empresa de outsourcing. El hecho es que dos años después el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, confirma que hay denuncias penales contra el presidente de Grupo Gin, Raúl Beyruti. Lo que no dijo es que no es solo contra él, la investigación abarca a más de 300 personajes que incluyen a socios, asociados, clientes y más clientes de Gin Group que tenían esquemas de reportar a las autoridades solo un salario mínimo y el pago restante era 'por fuera', se asegura que en los siguientes días se girarían más de 300 órdenes de aprehensión a nivel nacional, y se convertirá, dicen, en 'la gran cacería'. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Llegan durante la pandemia y ganan
¿Quiénes tienen nuestros datos biométricos?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.