¿Amas u odias a tu proveedor financiero?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Amas u odias a tu proveedor financiero?

COMPARTIR

···

¿Amas u odias a tu proveedor financiero?

03/09/2019

El mundo financiero en el que vivimos no es sólo el más complejo, sino también en el que llegamos a tener pocas herramientas para entenderlo y usarlo a nuestro beneficio.

Hasta ahora quienes tienen el control del mundo financiero —que ellos sí lo comprenden muy bien—, piensan muchas veces que todos los demás lo entienden igual, pero la realidad es que el buen manejo del dinero es muy complicado y pocos trabajan en ver qué tipo de herramientas se les debe dar a la gente para que lo entendamos mejor y ganemos todos.

Por eso, resulta interesante el trabajo que ya realizan diversas instituciones financieras para aplicar la economía conductual y con ella explicar sus productos de manera más sencilla, para hacer entender, por ejemplo, la necesidad de ahorrar a largo plazo en las Afore o cambiar a la banca en línea porque es más sencilla y fácil de usar.

La aplicación de las ciencias del comportamiento humano es cada vez más utilizada. En 2015, la Consar que llevaba Carlos Ramírez participaba junto con otros más en un estudio que patrocinó la Fundación MetLife y realizó Ideas42, en donde se logró establecer mediante la ciencias del comportamiento humano cómo ayudar a los mexicanos a ahorrar para el futuro, al eliminar diversas barreras como el hecho de hacer accesible el aportar de forma voluntaria a la cuenta para el retiro en las tiendas de conveniencia, lo cual ya es un hecho desde hace un par de años y que veremos poco a poco adaptándose más para que se fomente el ahorro para la vejez, ya que si hay algo claro es que las pensiones no alcanzarán a nadie.

Banorte, por ejemplo también en su pasado foro puso el tema en la discusión, con Dan Ariely, especialista en economía conductual, quien explicó cómo en África se logró fomentar el ahorro entre los ciudadanos para imprevistos médicos, o abrirles una cuenta de ahorro a los niños desde que nacen todo basado en cómo decirle las cosas de acuerdo a la conducta humana. Pese a ser invitado de Banorte, fue más que claro ante los consejeros y pidió que se asuma la responsabilidad en las instituciones financieras para darle a la gente herramientas que sean más compatibles para hacer un mejor uso de los productos financieros, en donde todos podamos empezar a cambiar la mentalidad para elegir mejor entre los productos financieros.

Todo lo anterior, sin duda, puede ser positivo, pero de la mano de implementar cambios como el hecho de que se fomente por ejemplo, el abrir una cuenta de ahorro o para la universidad a un recién nacido, también deben ponerse más a la vista los compromisos y responsabilidades de autoridades y participantes del sector financiero para que realmente esto beneficie a todos. La gran pregunta, es, ¿lo harán?

* * *

Y en el otro lado de la moneda, cada vez suena más en el sector bancario que el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) Luis Niño de Rivera, nada más no puede reunirse con el mismísimo Banco de México (Banxico) para ver diversos temas, pero el que más les preocupa es el de las fallas que se han presentado y que ha desconectado y obligado a desactivar a más de una institución ya que las grandes instituciones no informan a sus colegas qué es lo que sucedió. Si bien el Banxico se reúne en lo individual con todos los bancos, para estos temas de fallas tecnológicas, dicen, citó a uno por uno para decirles en qué fallaron y cómo corregirlo, esto es lo que comentan los bancos de menor tamaño, porque argumentan que el Banco Central mantiene su apoyo a las grandes cadenas, ¿Será? Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.