Moneda en el Aire

Revolución en la banca

El arranque de 2022 no pudo estar más revolucionado tras el anuncio de la venta de Banamex, la de banco de Finterra y está pendiente la de ABC.

En el mundo de la banca el arranque de 2022 no pudo estar más revolucionado tras el anuncio de la venta de Banamex por parte de Citi, pero ese no será el único caso que veremos en este año, ya que de seguir el proceso de análisis de las autoridades, tanto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), de Banco de México (Banxico) y la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) por mencionar algunas, veremos un año en donde varios bancos cambiarán oficialmente de dueños y de nombre.

Si bien las propias autoridades comentan ‘en corto’ que entre los cambios en la CNBV y el Banxico de su presidente y gobernadora, respectivamente, se viene un ‘cuello de botella’ en lo que agarran el ritmo y nombran a sus equipos, varios de los anuncios de venta hechos el año pasado podrían tardar más en procesarse; por ejemplo, en la CNBV apenas están confirmándose los nombramientos de los vicepresidentes que serán los encargados del análisis de ventas.

Por lo pronto, está en un compás de espera el tema de la venta del banco de Finterra, que luego de varios años intentándolo por fin lo logró vender a Credijusto, pero la operación sigue en espera del visto bueno de todas las autoridades, y algunos expertos comentaban que podrían no avanzar; también está pendiente la venta del banco ABC a la fintech argentina Ualá, que en ese país ya tiene su banco digital.

Igualmente se menciona la venta de otro par de bancos pequeños que estarían vendiéndose o asociándose justo con empresas de tecnología financiera, y ni hablar de las licencias totalmente nuevas que están procesándose. Hay una de un grupo de empresarios mexicanos que buscarían operar en un nicho muy especializado y que tienen un año preparándose en donde se prevé esté una mujer al frente; la licencia que Citi anunció que pedirá para regresar al mercado mexicano solo con banca institucional y patrimonial; y otra más de un banco del G7 que ya comentamos en otra columna.

Lo cierto es que en este año se verán cambios en nombres, marcas, capitales y socios que hace tiempo no se veía en la industria bancaria y que le dará un movimiento inusual y, por qué no, de mayor competencia a la banca, porque quien diga que no la hay, no ha visto los números del mercado, ni los productos, servicios y ofertas que hoy ofrecen las instituciones bancarias que operan en el país. Ya veremos si las autoridades logran procesar todas las solicitudes que fueron anunciadas.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, el sector asegurador es uno de los que más impactos ha tenido en estos dos años de pandemia con pago de seguros de vida asociados a diversos créditos, gastos médicos mayores absorbidos por quienes se han visto afectados con este virus, lo que ha hecho que a partir de este año estar vacunado sea una condicionante para pagar estos gastos, cambios que sin duda se esperaban. Algo que ha pasado desapercibido es que también con la entrada de la reforma para combatir el outsourcing al cierre del año pasado, aquellas empresas que otorgaban esa prestación a sus empleados de gastos médicos mayores y no los tenían registrados de forma completa con sus prestaciones, o bien los tenían bajo honorarios, ahora las aseguradoras no pueden ofrecer ese servicio a esos empleados y empresas, por lo que o los registran de forma adecuada o no hay acceso. Es una buena manera de presionar a que los registros de las prestaciones sociales y sueldos cumplan con todo. Pronto veremos más noticias del sector asegurador, por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Puede crecer el crédito, aunque no crezca el PIB?
Antídoto contra la inflación… hospitalaria

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.