Yo también, gracias
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Yo también, gracias

COMPARTIR

···
menu-trigger

Yo también, gracias

16/07/2020
Actualización 16/07/2020 - 12:17
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

¿Cuántas acciones positivas se pueden enumerar en medio de esta pandemia? Hay pocos oasis de esperanza; se me ocurre la incansable labor de camilleros, enfermeros, médicas, especialistas y todo el personal que trabaja en un hospital, esos que están en la primera línea de batalla contra el coronavirus; también las cientos de iniciativas ciudadanas para ayudar y sumar en casi cualquier aspecto, apoyo económico a pequeños locales, ayuda en el transporte a personal médico, brigadas para repartir comida en hospitales, subastas de arte para cambiar por despensas; qué decir también de los miles de empleadores que han aguantado, muchos a costa de endeudarse, los meses más difíciles y han pagado nóminas de sus trabajadores y, por último, quisiera detenerme en un esfuerzo periodístico que destaca por sobre todos los demás, es el que ha hecho en los últimos dos meses la organización Yo También.

El 13 de mayo, las periodistas Katia D’Artigues y Bárbara Anderson, apoyadas por un equipo de traductores, editores y redactores, empezaron un videodiario ACCESIBLE para los 126 millones de mexicanos, con media pantalla con un o una intérprete en Lengua de Señas Mexicana certificada, y además subtítulos, e informaron para todos –absolutamente todos– las noticias más relevantes de la pandemia.

Además de este informativo que se publicaba cada mañana, la organización elaboró siete guías. Así lo explica la periodista D’Artigues: “la primera y la que supuso un reto mayor fue la de Lectura Fácil para personas con discapacidad intelectual (que a su vez sirve para todas las personas y para niños y niñas que aprenden a leer). Las otras son para personas con autismo, discapacidad auditiva, motriz. Esta semana publicamos la de discapacidad visual y psicosocial y sólo nos falta la dedicada a personas mayores que se publicará la semana que entra”. De la mano de su colaboradora Regina Moctezuma y el abogado David Boone, se aseguraron que todas fueran accesibles.

El esfuerzo informativo vino acompañado del apoyo de medios como Animal Político, La Silla Rota, Visionarios 2030, Proyecto Puente y también se reprodujeron en TeleUrban. El alcance de sus videos fue brutal, fueron reproducidos 84 millones 496 mil 957 veces.

La pandemia nos abrió los ojos y nos vimos unos a otros con el miedo de ser contagiados de Covid-19. Aplaudo el trabajo de miles de horas de todo un equipo que nos recordó que, en México, al menos 27 millones de personas tocamos en algún punto a la discapacidad, viviendo con una cada día, cuidando algún familiar o amigo, compartiendo escritorio laboral con una persona con discapacidad, y de mil formas distintas.

En este momento ronda una pregunta por todo el mundo: ¿cómo cambiaremos después de la pandemia? Una de las respuestas debe ir por el camino de la inclusión, de lo que ha hecho en las últimas semanas esta organización, ninguno puede quedar fuera, todos deben tener el derecho de estar informados. Este primer esfuerzo en video fue posible gracias al apoyo de la Embajada de Estados Unidos y Comexus, pero ojalá el gobierno federal, gobiernos locales y empresas apoyen y hagan crecer esta labor periodística.

Dedico esta columna a los millones de seguidores de Yo También que, cada mañana, pudieron informarse. Por el momento todo el equipo se tomará un respiro veraniego y regresarán con el newsletter de todos los viernes el próximo 31 de julio. Gracias a Yo También por esta labor y por enseñarnos a leer la discapacidad con todas sus letras.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.