Vale madre 'El Chapo'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Vale madre 'El Chapo'

COMPARTIR

···

Vale madre 'El Chapo'

13/02/2019
Actualización 13/02/2019 - 12:19

La tragedia en la que todos los días nos hemos acostumbrado a vivir en este país hace que dos notas como las que saltaron a la prensa ayer, pasen desapercibidas. Dos encabezados, dos fotografías del horror que ya ni siquiera acapara primeras planas: ‘Madres hallan fosa con 500 cadáveres en Tamaulipas; acusan a autoridades de ocultar información, pero Fiscalía lo niega’, y ‘Suman 69 cuerpos en fosas en Colima’.

Quizá muchos de ustedes crean que lo más relevante de ayer fue el histórico veredicto de culpabilidad que recibió Joaquín El Chapo Guzmán. Y sí, la definición legal de uno de los hombres más buscados en el mundo, aquel que ocupó las listas de Forbes por su inmensa fortuna, tenía que volverse tema de conversación, pero lejos de volverse el centro de un espectáculo que poco nos dijo sobre el trasiego de drogas en nuestro país y la complicidad gubernamental, debía volverse el punto de partida para insistir en un tema más de fondo: el tráfico de drogas ha convertido a México en esa enorme fosa clandestina que ya no nos alarma.

Y es que como dice Alejandro Hope en una entrevista que concedió para Milenio: ‘La sentencia de El Chapo Guzmán no representaría ninguna reducción en el tráfico de drogas. El Chapo ya no participaba (en el Cártel de Sinaloa) desde que fue extraditado a Estados Unidos’. La caída de Guzmán Loera no detuvo las operaciones de ese grupo criminal ni impidió la aparición del Cártel Jalisco Nueva Generación, que hoy es una de las cinco organizaciones criminales más peligrosas del mundo, según la Evaluación Nacional sobre la Amenaza de las Drogas realizado por la Administración para el Control de Drogas.

Una vez concluido el espectáculo en que se convirtió el juicio del Chapo, en México seguimos teniendo la huella del crimen sangrando y brotando de las entrañas de una tierra que se ha tragado a miles de mexicanos y migrantes asesinados por esos cárteles que no dejan de avanzar en expansión de territorio y en violencia, a pesar de los grandes capos que hoy están en cárceles gringas.

Colima tiene menos de 800 mil habitantes, según el último censo del Inegi, y una extensión de poco más de cinco mil 500 kilómetros. En ese territorio, una de las entidades más pequeñas del país, el crimen encontró espacio para ‘desaparecer’ a las víctimas de una violencia que en cuatro sexenios no se ha sabido combatir.

De acuerdo con el mapeo periodístico que hicieron Marcela Turati, Alejandra Guillén y Mago Torres, que presentamos en este mismo espacio hace un par de meses, la Fiscalía de Colima había reportado que entre 2006 y 2016 se habían descubierto 13 sitios con 39 fosas, en las que 56 personas fueron localizadas. 56 personas en 10 años. Hoy, de golpe, 69 más fueron halladas y el número de fosas sólo de ese estado casi se duplicó.

La nota de Reforma señala que, de acuerdo con los primeros peritajes en este grupo de víctimas del horror de la violencia criminal en México, ninguno era menor de edad y que varios tenían incluso más de cinco años de haber sido asesinados.

Las 49 fosas clandestinas en las que 69 personas, p-e-r-s-o-n-a-s, ¿somos capaces de entender la monstruosidad de eso? Y no, no se convirtió en trending topic mundial como la sentencia de Joaquín El Chapo Guzmán.

“A partir de la recuperación de los primeros cuerpos, la Dirección de Servicios Periciales inició con los trabajos de identificación de los mismos para en su caso dar aviso a familiares. El procedimiento consiste en la toma de muestras de los cuerpos para obtención de perfiles genéticos; el ADN se confrontará con el Banco de Datos que se tiene en la Fiscalía del Estado, para que, en caso de coincidencia, se entregue a los familiares que comparezcan ante la institución”, se lee en la nota sobre la versión de la Fiscalía.

Antes, por la mañana, Animal Político y el periodista Paris Martínez nos daba otra noticia que debía darle la vuelta al mundo tanto como la sentencia de Joaquín: Tres fosas clandestinas en Tamaulipas con 500 cuerpos descubiertos en 2018. 500 cuerpos que fueron enterrados ahí por el dueño de una funeraria a la que diario, según el testimonio del trabajo periodístico, le aventaban cuerpos en la puerta.

“Como las autoridades no querían hacerse responsables, este señor hizo lo mejor que se le ocurrió: excavar una fosa en el monte, y ahí comenzó a depositar los cuerpos que le aventaban fuera de su negocio, los envolvía en plástico y los mandaba a la fosa clandestina… esa fosa se llenó y excavó otra, y luego otra más. En total, fueron tres las fosas en las que él depositó alrededor de 500 cuerpos, según su propio conteo”, dice el texto.

Pero vivimos en un país donde la noticia es el desenlace de un juicio del que difícilmente podría haberse esperado otro resultado y no los cientos de cuerpos que la tierra guarda como testigo mudo de una violencia que no es apta para volverse tendencial mundial. Vale madre El Chapo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.