Plan contra el 'huachicoleo' para dummies
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Plan contra el 'huachicoleo' para dummies

COMPARTIR

···

Plan contra el 'huachicoleo' para dummies

10/01/2019

Ayer, en una plática accidentada por problemas técnicos, la periodista Denise Maerker entrevistó durante 32 minutos en su programa radiofónico a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, el tema –usted lo puede imaginar–, la escasez de gasolina en algunos estados y el Plan Conjunto para el Combate al Robo de Hidrocarburos.

Si hay algo que podemos criticar de estos primeros 40 días de gobierno es la poca eficiencia en materia de comunicación; dar conferencias matutinas no es sinónimo de que se comunique de manera correcta y el mejor ejemplo fue la improvisada logística de este plan contra el huachicoleo que generó desabasto de gasolina en gran parte de los estados del Bajío. Este vacío de información fue llenado por especulaciones y noticias falsas, que llevaron a compras de pánico en la Ciudad de México, causando un consumo anormal y generando también escasez en la capital.

De la entrevista radiofónica con Maerker, rescato varios dichos de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, para tratar de entender la lógica del desabasto y del cierre de ductos. A ver, ahí va:

•“El 20 de diciembre, para ser exactos, unos días antes del 20 de diciembre, en Pemex hay un sistema llamado SCADA (Sistema supervisor de control y adquisición de datos) que es un monitor muy grande, del tamaño de una pared, donde se ven los ductos de todo el país. Ahí los ductos tienen unas mediciones, unos manómetros donde se mide la caída de presión. El líquido lleva un flujo constante; cuando el sistema SCADA detecta que hay una caída de presión por determinado tiempo, llámese una hora o una hora y cuarto, hay un protocolo a seguir que consiste en que se debe de cerrar la válvula para ver por qué hay esa baja de presión, puede ser porque hay robo de hidrocarburos o porque hay una fuga que puede ser peligrosa”.

• ¿Por qué se podía robar la gasolina? Porque los encargados de este sistema de monitoreo en Pemex dejaban pasar todas las alertas de caída de presión permitiendo el robo. Dice la secretaria que “al personal que estaba ahí se le separó del cargo y ya están las denuncias correspondientes (…) creo que son cinco personas”. Dicho esto, se procedió a aplicar el plan contra el huachicoleo, que consistía en una labor conjunta de cierre de ductos y supervisión, y de un programa de abastecimiento en Pemex.

•¿En qué consiste el plan? Y esto me parece lo más revelador de la entrevista de Nahle con Denise Maerker, algo que no nos habían logrado explicar en ninguna conferencia. Cito a la secretaria: “Se van a ir liberando los ductos conforme se han estado interviniendo, conforme se han estado empaquetando cuando se ve que hay una toma clandestina. Pemex ha estado poniendo a funcionar ductos; por ejemplo, metió a trabajar el de Salamanca-León, estuvo apenas unas horas trabajando cuando detectamos que nuevamente viene una caída de presión, esto provoca que se cierre el ducto por protocolo y hay que intervenirlo nuevamente”.

He ahí la estrategia del gobierno, no es que de manera permanente cierren los ductos, se abren de acuerdo con un plan, se revisa la presión a través del SCADA y si se detecta una baja de presión por una toma clandestina, se cierra por protocolo. Se despliega un operativo de seguridad y se trata de capturar a los delincuentes. Este plan viene acompañado de una pregunta que TODOS nos hacemos: ¿cuánto tiempo durará esta estrategia contra el huachicoleo? La secretaria es optimista, apuesta por una tolerancia cero: “Hoy el Senado y la Cámara de Diputados están presentando la iniciativa para que el robo de hidrocarburos sea un delito sin derecho a fianza; no nada más se está cerrando la válvula, la persona que se le sorprende o capture robando combustible será detenida sin derecho a fianza”. Ojalá esto inhiba a los delincuentes.

•Por último, ¿cómo explicar el desabasto en algunos estados más allá del cierre de ductos y la evidente incapacidad de suministro a través de pipas? Ante esta pregunta se abre otro capítulo de corrupción. Rocío Nahle apunta: “Brinca la escasez en la zona del Bajío, precisamente donde más robo de hidrocarburo hay. La zona del Bajío, que es Querétaro, Guanajuato, una parte de Michoacán y una parte de Jalisco, fue la primera zona donde se empezaron a manifestar que no había gasolina ¿Por qué? A la hora de que nosotros cerramos los ductos había algunas gasolineras que nos reportaron un flujo volumétrico y que hoy vemos que en realidad tenían otro, hoy te voy a decir que hay gasolineras que vendían el producto robado, no puedo decir cuál sí y cuál no, sería una irresponsabilidad, pero en eso estamos; tanto la Secretaría de Energía como la Secretaría Reguladora de Energía ya tienen la obligación de llevar el flujo volumétrico y Pemex a sus concesionarios. Esto es otra cosa que no se habla, había facturas manipuladas donde un gasolinero compraba 100 litros, pero en realidad tenía 200, así que a la hora del cierre del ducto nos dimos cuenta que no había el volumen reportado por los gasolineros en esa zona”.

No fue fácil para la periodista Denise Maerker escarbar en las explicaciones del plan y en otra de las justificaciones del desabasto, tampoco tratarlas de resumir en esta columna. Ojalá hayan servido para dar un poco más de luz en estos días de rumores, especulaciones y poca información oficial.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.