Miroslava y Leobardo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Miroslava y Leobardo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Miroslava y Leobardo

23/03/2018
Actualización 23/03/2018 - 10:25
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

Leobardo Vázquez Atzín era periodista, tenía 42 años y fue asesinado en Gutiérrez Zamora, Veracruz. El portal Animal Político hizo un extraordinario recuento de su vida periodística: “Laboró para medios como La Opinión de Poza Rica y Vanguardia. Actualmente tenía una página web llamada ‘Enlace Gutiérrez Zamora’, en la que publicaba noticias sobre ese municipio de la región del Totonacapan, en Veracruz.

“Leobardo también fue editor y diagramador en el diario Noreste, cofundador de la revista El Portal y director de comunicación social del Ayuntamiento de Papantla, en Veracruz”. No hay duda, dedicó su vida al periodismo y lo ejerció hasta el final.

Después de este párrafo leo con indignación, mas no con sorpresa, el comunicado de la Fiscalía General de Veracruz, la cual se ha comportado otra vez como una oficina inservible que desprecia la labor periodística, que insulta la lucha por la prensa libre y que se ríe en nuestras caras de un crimen más que quedará impune.

El comunicado señala en su primera línea: “Fue privado de la vida mientras desarrollaba su actividad de taquero”. Sigue el comunicado: “La Fiscalía General del Estado, a través de su Fiscalía Especializada, investiga los hechos ocurridos en este municipio, en los cuales se registró el deceso de un comunicador que actualmente se desempeñaba como comerciante de comida (…). De acuerdo con los primeros indicios recabados, en el momento de los hechos donde perdiera la vida, el hoy occiso se encontraba desarrollando actividades propias de su negocio de elaboración y venta de tacos, el cual se ubica en su domicilio, cuando fue lesionado por personas desconocidas, con proyectiles de armas de fuego”.

Ni una sola palabra en el comunicado de su labor periodística. ¿Qué busca la fiscalía? ¿Qué intenta cuando engaña de esta manera? ¿Por qué desprecia el trabajo de un colega? ¿Qué futuro tiene la investigación cuando parte de un absurdo?

Es un ejemplo más de dónde inicia la impunidad en los crímenes a periodistas. Primer paso de la estrategia gubernamental: desacreditar a la víctima, achacarlo a motivos “personales”, “nada qué ver con su profesión”, dicen. Porque de esa forma es una casualidad y no una epidemia. Porque así se han acumulado 114 casos de periodistas asesinados en México en los últimos tres sexenios. Porque así justifican que, con la desatención y la impunidad, el Estado también los mata.

Hoy, hace un año exactamente, la periodista Miroslava Breach fue asesinada en Chihuahua. Como Leobardo, Miroslava fue la tercera víctima de la incontrolable violencia contra la prensa en 2017. Después de ella siguieron nueve asesinatos más, incluido el de Javier Valdez, lo que convirtió ese año en el más violento para los periodistas en uno de los países donde la profesión ya es considerada de riesgo.

El homicidio de la corresponsal de La Jornada marcó un hito en los reclamos de todos quienes ya no saben qué otras palabras usar para exigir justicia y eso se escuche en medio del eco de la impunidad mexicana. Y, a pesar de la indignación, los homicidios y desapariciones continúan.

Y aunque ya hay detenidos y presuntos responsables del crimen presentados por la Fiscalía de Chihuahua, opinión que no comparten en el gremio periodístico, ha presumido los resultados como “sin precedentes”, en una indagatoria de asesinatos contra periodistas.

Sin embargo, más allá de la probable culpabilidad de los procesados como autores materiales, queda la deuda de siempre: la verdad. ¿Por qué la mataron? ¿Por órdenes de quién? Los asesinos que no se manchan las manos y que tienen escape a través de conexiones políticas. Eso implica que, a un año, aún haya sed de justicia por Miroslava y por todos. Por Leobardo, por Javier, por Rubén, por tantos.

En medio de una democracia que simula procesos de justicia, donde las empresas de medios se convierten en victimarios de los periodistas y donde cada vez más se extienden las zonas, donde la verdad está vetada como pago por seguir con vida, habrá que recordar las palabras que Valdez le dedicó a su colega el día de su asesinato y que se convirtieron en la profecía de su propio destino: “A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.