Las palabras vuelan
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las palabras vuelan

COMPARTIR

···

Las palabras vuelan

11/04/2019
Actualización 11/04/2019 - 10:21

Hay algo que me sorprendió desde el día uno de las mañaneras presidenciales. Andrés Manuel López Obrador no tiene –y creo que nunca necesitará– una hoja con información o tan siquiera una pluma para anotar cualquier pregunta o dato, a veces usa tarjetas cuando tiene que dar nombres específicos, pero en general todo viene de su memoria. El presidente no tiene quién le escriba sus discursos matutinos y tampoco le urge, sus conferencias de prensa nacen de su ronco pecho y así responde a todo tipo de cuestionamientos y presenta planes de gobierno. Los medios reportan las palabras del Ejecutivo, consignan ocurrencias, señalan resbalones y reproducen palabra a palabra los programas de gobierno… bueno algunos se quedan sólo en eso, en palabras, en intenciones de un presidente que tiene buenas ideas, pero no todas en papel.

Ayer el portal de información Animal Político publicó un espléndido trabajo titulado: 'El gobierno no tiene datos de los programas que ha anunciado'. La nota firmada por los periodistas Itxaro Arteta, Gonzalo Ortuño, Arturo Daen y Manu Ureste exhibe cómo cuatro programas de la cuarta transformación sólo tienen sustento en palabras y ninguno en un documento formal para su implementación.

1) La Estrategia Nacional de Lectura: presentado el 27 de enero y con el objetivo de hacer “una gran república de lectores”. Al momento en que el equipo de Animal Político solicitó vía transparencia “el documento completo, metas, objetivos, población a la que va dirigida, presupuesto planeado para operar, plan de trabajo y de implementación”, la Secretaría de Cultura reconoció que el gobierno federal no cuenta todavía con la estrategia.

2) Plan para contratar de base a los trabajadores de Salud: “A mediados de este año empieza un plan en el noroeste para regularizar a todos los trabajadores del sector salud”, dijo el 1 de febrero Andrés Manuel López Obrador. ¿Cómo se articula este plan? Esto dice el trabajo del portal AP: “En respuesta a solicitudes formales hechas a la Secretaría de Salud y Presidencia para conocer ese plan, el gobierno reconoció que no existe todavía ni tiene los datos sobre dónde están o en qué áreas emplean a esos supuestamente 80 mil trabajadores eventuales”.

3) Programa para Alto Golfo y vaquita marina: “Al solicitarles datos sobre metas, acciones, costos y beneficiarios de este nuevo programa en el Alto Golfo de California, las dependencias señalaron no tener información al respecto y se limitaron a dar cifras o documentos de años anteriores relacionados con la conservación de la vaquita marina”.

4) Plan DN-III para pipas de gasolina: “El Presidente anunció el 18 de enero la compra de al menos 500 pipas (sin licitación de por medio) para trasladar gasolina, y la contratación de dos mil conductores (…) Sin embargo, a una solicitud de información, el Ejército respondió que no tenía documentos sobre la activación y la aplicación del plan”.

En el Senado romano alguna vez se pronunció la frase: “las palabras vuelan, lo escrito queda”, y tal parece que el nuevo gobierno ha sembrado justo esta desconfianza. No podemos confiar en la palabra del Presidente, al menos, no siempre. La labor periodística de Animal Político ha dejado al descubierto que algunas intenciones quedan en dichos, tal vez por la velocidad de un gobierno que quiere aprovechar cada día de legitimidad en las nubes. No es suficiente, no puede convertirse en un modo de gobernar; ojalá después de este ejercicio simple y efectivo de buen periodismo, siempre antes de la palabra del Ejecutivo esté un documento que lo avale.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.