La vestimenta de la ignorancia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La vestimenta de la ignorancia

COMPARTIR

···

La vestimenta de la ignorancia

26/11/2018
Actualización 26/11/2018 - 14:41

El sábado la periodista Gabriela Warkentin y yo presentamos el libro de Juan Pablo Villalobos, Yo tuve un sueño. En él se cuentan diez historias de niños que han sufrido la migración, subrayo la palabra sufrido porque describe lo que es viajar por este país para alcanzar la tierra prometida, en este caso Estados Unidos. Historias que llegan en un momento indispensable para entender lo que es dejar todo y hacer un viaje que toca los límites del horror –para conocer más a fondo del libro los invito a leer mi columna del viernes pasado–. En fin, retomo el tema por algo que sucedió durante la presentación. En mi primera intervención una mujer de 70 años me interrumpió y dijo que habíamos sido incapaces de escuchar otras voces, voces que estaban en contra de los migrantes y dijo: “estamos más aterrorizados que la violencia que tenemos, no quiero dejar a mis nietos como los kurdos, sin patria y sin territorio, ya perdimos la mitad de nuestro territorio, ¿vamos a permitir perder lo que nos queda? ¿Qué es esto?”, después comenzó a decir que teníamos suficientes necesidades en este país para estar recibiendo más problemas. Terminando la presentación se acercó a nosotros y nos gritó diciendo que ella pertenecía a la familia “Padilla Terrazas”, de los “Terrazas” de Sonora, gente de herencia que había habitado la frontera desde hace varias generaciones y que no iban a permitir que nadie llegara a invadirlos.

En ese momento respondí con distintos argumentos; el primero era señalar que en el programa habíamos escuchado a gente de Tijuana que también estaba en contra de la presencia de migrantes centroamericanos, entrevistamos a una señora que estaba haciendo huelga de hambre; también le dije que su opinión tenía cabida en la discusión, pero que no estaba de acuerdo –sigo pensando que el racismo y la discriminación no merecen ser respetados como argumentos, sino denunciados–, por último le dije que habría que separar los problemas de este país como la violencia y la desigualdad, de los problemas no atendidos de los migrantes; cuando le das un pan a un migrante no se lo quitas a un mexicano.

Es inquietante el miedo que causa la humanidad, bien decía Warkentin en esta misma plática “toda migración tiene una afectación en el destino, moverse es algo que no dejamos de hacer, ocurre en todo el mundo”, nos encontramos en un momento en el que las voces del desprecio obtienen resonancia, en Estados Unidos un presidente tolerancia cero y en Tijuana un presidente municipal que dice “los derechos humanos son para humanos derechos”, la discriminación no se esconde, se porta con orgullo y exhibe el peligro al que estamos expuestos.

A algunos les cuesta trabajo entender el significado del asilo, les aburre entender realidades que han llegado a la desesperación, que los ha obligado a moverse para sobrevivir en el mejor de los casos.

Este gobierno se diluye en la última semana y ha dejado a la deriva a la ciudad de Tijuana. Ayer, en el paso San Ysidro, tal vez el lugar más con más movilidad migratoria en el mundo, la patrulla fronteriza estadounidense acorraló a los migrantes y los intimidó disparando balas de goma, los persiguió y los amedrentó; del lado mexicano nadie dijo nada, el limbo de responsabilidades cinco días antes es aterrador.

Me escribo constantemente con el reportero Ernesto Eslava, en Tijuana; me ha recordado que la situación de los centroamericanos es menos grave que la de los haitianos, dice que actualmente hay una población de 10 mil haitianos contra cinco mil de Honduras, Guatemala y El Salvador, pero que hay un desprecio mayor contra estos últimos debido a la torpe acción del gobierno local que ha hecho que los cierres de la Policía Federal y Municipal en el paso fronterizo afecte la dinámica de vida diaria entre la población al evitar el tránsito hacia San Diego. Los gobiernos anteriores habían sabido tratar una situación que lleva décadas, la de los miles de migrantes que esperan una oportunidad para vivir en Estados Unidos, éste ha preferido aprovechar la ola de racismo para culparlos de casi todos los problemas que enfrenta la ciudad.

De Yo tuve un sueño, el libro de Villalobos, me quedo con los gestos de bondad en las historias. Soy un convencido de que en número somos más los que NO tomamos el camino de la discriminación, busquemos la empatía en estos tiempos de furia y donde el desprecio parece la mejor vestimenta de la ignorancia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.