La CNDH y AMLO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La CNDH y AMLO

COMPARTIR

···

La CNDH y AMLO

11/06/2019
Actualización 11/06/2019 - 11:31

¿Escucha Andrés Manuel López Obrador a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos? Piense un poco su respuesta antes de contestar. Ponga en su justa dimensión lo que significa para la gobernabilidad y la democracia de este país la CNDH. Piense en su tarea de las últimas décadas, en los casos en los cuales ha emitido recomendaciones y lo fundamental de su voz como contrapeso de los abusos y los excesos tanto de autoridades como de particulares. Recuerde el refugio, corrijo, último refugio, que ha significado para muchos que, decepcionados del sistema de justicia, han acudido a ellos. Dicho esto, y para aportar más elemento a su respuesta, en este diario, el día de ayer, la socióloga y expresidenta del Comité Ciudadano del Sistema Nacional Anticorrupción, Jacqueline Peschard, apuntaba en su columna 'La forma es fondo' que “a primera vista, pudiera parecer intrascendente que el presidente López Obrador se negara a recibir personalmente y en un evento público el informe anual de la CNDH, pero no lo es, pues aunque se trata de un acto protocolario, tiene una fuerte carga simbólica con indudables implicaciones (…) Es la primera vez en los 29 años de vida de la CNDH que el Presidente de la República se rehúsa a compartir el espacio público con su titular, y el hecho no puede interpretarse sino como desdén, o en el mejor de los casos, desinterés por el trabajo del organismo de Estado que está encargado de investigar violaciones a los derechos humanos”. Sin embargo, quiero pensar que se trató de una incompatibilidad de agenda, sé que no es justificación, pero busquemos pretextos y compremos cualquiera, vayamos en contra de lo dicho por la Dra. Peschard y pensemos que el fondo supera a las formas.

De ser así, el presidente Andrés Manuel López Obrador deberá acatar la recomendación hecha por la Comisión Nacional de Derechos Humanos respecto a la cancelación del programa de Estancias Infantiles. La investigación hecha por la CNDH señala que la eliminación del programa de estancias, sustituido por el Programa de Apoyo al Bienestar, trajo diversas irregularidades, cometidas por la Secretaría de Bienestar, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la Comisión Nacional Regulatoria (Conamer), que, acumuladas, podrían calificar la decisión del gobierno en turno como “una medida regresiva con la que se violan diversos Derechos Humanos” de niñas y niños, madres, padres, trabajadoras y responsables de estos centros. En voz de su primer visitador, Ismael Eslava, con esta decisión del gobierno de López Obrador “autoridades omitieron valorar el interés superior de la niñez beneficiaria de las Estancias Infantiles, mismas que demostraron impactos positivos para su desarrollo, por lo que representó una garantía institucional para la realización de sus derechos”, además de que la cancelación de programa pone en riesgo el que madres y padres afectados, se vean obligados a renunciar a sus empleos debido a la falta de acceso a servicios de cuidado y atención infantil.

Entre las irregularidades detectadas por la CNDH destacan: la reducción del 50.16 por ciento al presupuesto asignado al programa de Estancias Infantiles respecto del ejercicio fiscal 2018, incumple las disposiciones de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y la Ley General de Desarrollo Social que prohíben expresamente la disminución de recursos a este tipo de apoyos; se reportaron irregularidades en los censos realizados por la Secretaría de Bienestar para la inscripción al nuevo programa, que dejó fuera al menos 6 mil 620 niños que eran beneficiarios de las estancias infantiles, ya que los centros a los que acudían no fueron censados; Se utilizaron recursos que habían sido etiquetados para las estancias infantiles en la ejecución del Programa de Apoyo al Bienestar, el cual es sustantivamente distinto y no está incluido en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.

Las recomendaciones tocan a la Secretaría de Hacienda, a la Secretaría del Bienestar y a la Conamer, la principal es el “establecimiento de un mecanismo que restituya los derechos violados a niñas y niño, padres y madres, responsables y trabajadoras de estancias infantiles y establecer un instrumento que permita la verificación del uso de los apoyos económicos para servicios de atención y cuidado infantil”. Veremos si forma es fondo, si Andrés Manuel López Obrador atiende la recomendación de la CNDH, esta comisión sin color partidista y con el único fin de proteger los derechos humanos, ¿los escuchará?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.