La carta de Artículo 19
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La carta de Artículo 19

COMPARTIR

···

La carta de Artículo 19

07/01/2019
Actualización 07/01/2019 - 20:06

“¿Cuándo Andrés Manuel López Obrador ADJETIVA a la prensa qué piensa Jesús Ramírez?”, el 1 de agosto pasado le hice esta pregunta al jefe de comunicación social del que era el presidente electo. Su respuesta devela mucho: “A mí luego no me gustan los adjetivos o las frases hechas porque anulan el argumento, entiendo por qué se señala, por qué se dice esta diferenciación, lo que se está señalando es que existen intereses en la prensa o en los medios y que se reflejan en su línea editorial, dicho de una manera elegante, que representan a ciertos sectores, no a toda la población. Entonces creo que está bien denotar y hacer ver al público qué hay detrás de la línea editorial de los medios, creo que es muy sano para la democracia y respetar el ámbito de este derecho. También creo que debemos construir un respeto mutuo entre políticos, gobernantes y medios, los medios están para informar y criticar y los gobernantes para dar la cara y dar explicaciones y creo que en eso se debe basar la relación”.

Traigo esta respuesta a los primeros días de enero después de la carta publicada este fin de semana por la organización defensora de la libertad de expresión, Artículo 19. En ella, la organización expone su preocupación por los calificativos en los últimos días, del presidente al periódico Reforma. “Como Presidente constitucional se refirió a Reforma como uno que difunde ‘información falsa y equivocada’, ‘información sensacionalista, no apegada a la realidad’, en respuesta a una nota publicada por el medio el 2 de enero, titulada: ‘Crecen ejecuciones con AMLO en 65%’ […] Cabe recordar que las descalificaciones y estigmatizaciones constantes hacia medios de comunicación o periodistas, como ha señalado la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, generan un clima que impide una deliberación razonable y plural […] es importante advertir que las descalificaciones no son parte del derecho de réplica”, señala la carta de Artículo 19. Y sería importante rescatar un fragmento más de esta carta pública al Ejecutivo: “Ello no quiere decir que la veracidad no sea exigible a los medios de comunicación y periodistas, pero recae en un ámbito de ética profesional que le toca juzgar a las audiencias al momento de optar por las diversas ofertas informativas”.

Y es justo este último punto el que más preocupa, cuando el vocero dice que “está bien hacer ver al público qué hay detrás de la línea editorial de los medios” expone los excesos del gobierno actual y su trato con los medios de comunicación. El Presidente no es el encargado de calificar ni a los medios ni a los periodistas, esa calificación es un valor que sólo tienen las audiencias. Como bien lo señala el propio vocero, los gobernantes están “para dar la cara y dar explicaciones”, ojalá logren convencer al Ejecutivo de acompañar estas explicaciones con datos y no con calificativos. López Obrador no ha cumplido ni siquiera cuarenta días en el cargo, tal vez es el impulso de una campaña de 12 años lo que hace tan difícil el asumir una postura presidencial respecto a los medios; aplaudo sus conferencias matutinas, sin embargo, la estridencia de sus palabras al llenarlas de calificativos poco aporta al debate. Leo más justificaciones razonables en varios de su equipo a través de redes sociales que del propio presidente. El periodista Javier Garza hace un apunte lleno de prudencia a través de Twitter: “Es muy probable (diría inevitable) que en algún mes o cadena de meses de este año se dé un alza en homicidios. Ojalá me equivoque, pero la realidad indica que la inercia criminal es demasiado poderosa y la estrategia de este gobierno no se ha concretado. Un día de estos, alguna institución con autoridad (Inegi, SESNSP) va a publicar cifras señalando aumento en homicidios. Y nos preguntaremos dónde estarán muchos de lo que hoy insisten que la violencia está bajando con AMLO”.

Es importante, por último, no olvidar que nuestro país es uno de los más peligrosos para ejercer el periodismo, tan solo en 2018, Artículo 19 documentó nueve asesinatos. La prensa no es el enemigo, la prensa nutre a la democracia, genera un contrapeso necesario y audiencias informadas, ojalá logremos con el Ejecutivo un debate de altura y de contraste de datos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.