menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hoy

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hoy

16/04/2020
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

Hoy se define gran parte de la estrategia del gobierno federal para enfrentar el Covid-19, al menos en cuanto a tiempos. Se espera el anuncio del inicio de la fase 3 y las semanas en las que, de acuerdo a sus estimaciones, se presente el pico máximo de contagios. Hoy también se sabrá hasta cuándo se extiende la cuarentena, la reclusión y por supuesto el regreso a clases. Hoy, la incertidumbre de cuánto más esperaremos será disipada; hasta el momento hemos tenido declaraciones dispersas, rescatadas de algunas entrevistas del subsecretario de Salud, el doctor Hugo López-Gatell. En La Nota Dura, en El Financiero Bloomberg, hace diez días nos dijo que el pico de contagios se registraría entre la tercera semana de mayo y la primera semana de junio; por su parte, el Presidente señaló que esperaba que para el 10 de mayo empezara el descongelamiento de actividades económicas; por otra parte se ha dicho que podría extenderse hasta agosto o septiembre la curva de contagios hasta tenerla controlada. En fin, hoy se espera un mensaje como el que hace 15 días anunciaba el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, diciendo que en su país se proyectaban, en el mejor de los casos, entre 100 mil y 200 mil muertos. ¿Cuántos se estimarán en nuestro país?

Sabemos que será hoy el día de los anuncios importantes por la propia voz del presidente López Obrador, lo anunció desde el domingo en un video publicado en sus redes sociales y lo repitió al inicio de esta semana en su conferencia matutina desde Palacio Nacional: “El jueves vamos a informar sobre qué esperamos hacia adelante, el miércoles los científicos van a deliberar, van a presentarnos sus conclusiones, y a partir de las recomendaciones de los especialistas, el jueves vamos a informar a toda la población para tener hacia adelante una idea general sobre el tiempo que nos puede llevar todavía el cuidarnos para evitar que se propague más la epidemia y que nos cause daño”.

Los microempresarios necesitan más que nadie estas palabras, les dará un calendario claro de cuánto pueden aguantar cerrados y las medidas que deberán tomar. Con este anuncio también sube la presión a la Secretaría de Hacienda y a Arturo Herrera, hasta hoy el gran ausente de esta pandemia. No hay excusa para extender un plan de rescate económico que urge desde hace tres semanas.

En el renglón de la salud, vendrá lo que han dicho desde el inicio que es inevitable, el anuncio de la fase tres –que de acuerdo con López-Gatell ya se presenta en algunas partes de la Ciudad de México– y también la saturación en todos los servicios de salud. No hay país que haya aplanado la curva lo suficiente, en los medios de comunicación las historias se trasladarán del #QuédateEnCasa y crónicas de mercados saturados y algunas calles vacías, a las unidades de terapia intensiva donde miles de mexicanos se debatirán entre la vida y la muerte; los estados apropiarán medidas de restricción de movilidad mucho más estrictas; conoceremos historias de gente cercana, de conocidos que están hospitalizados o que al menos han dado positivo. Será en las próximas semanas que el virus dejará de ser un rumor como aún lo es en ciertos lugares de este país, para convertirse en una realidad que a muchos les llegará, por increíble que suene, de sorpresa.

Antier en este mismo espacio escribía cómo México se encontraba hasta atrás de la fila en la llegada del coronavirus, hoy Estados Unidos, urgido de reactivar su economía, dará las primeras pistas para reabrir el país, ellos, al menos en palabras de Trump, ya han aplanado la curva, nosotros veremos cómo empieza a crecer.

Hoy nos darán la fotografía más nítida del Covid-19, en los próximos días se resolverá la pregunta de si hicimos lo suficiente, si el gobierno mexicano hizo lo correcto o le faltó comunicar de manera más agresiva, hoy México verá de frente la amenaza mundial.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.