'Hay que ser tercos'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Hay que ser tercos'

COMPARTIR

···

'Hay que ser tercos'

23/05/2019

Estamos acostumbrados a cartas de renuncias vacías, llenas de falsa modestia y halagos exagerados. Cuando un funcionario público presenta su salida formal a través de un documento aparecen agradecimientos, frases hechas y excusas torpes; es común empezar a especular sobre los motivos reales de su salida, aparece en la sección de trascendidos y después se olvida, nadie más recuerda su renuncia y a lo que sigue. Esta semana ocurrió algo distinto con el caso de la renuncia de Germán Martínez, ahora exdirector del Instituto Mexicano del Seguro Social, en varias páginas hizo un diagnóstico –casi apocalíptico– de la situación del Instituto de salud más importante del país, rescato sólo un párrafo: “Algunos funcionarios de la Secretaría de Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social (…) mientras se discute la remodelación del IMSS, muchos trabajadores siguen sin certeza laboral, otros sin contrato, algunas vacantes aumentan, el rezago en infraestructura es brutal; los contratos y convenios de servicios se rezagan y algunos están por vencerse”, una pequeñísima parte de una carta de motivos de renuncia contundente.

Ante esto, la respuesta de Andrés Manuel López Obrador es para enmarcar, es un mensaje a todos los servidores públicos de este país sobre la resolución de problemas internos en la 4T, esto le contestó el Presidente a la periodista Nayeli Roldán, de Animal Político: “Miren, cuando uno está de servidor público y está de por medio la atención de la gente, la justicia, uno lucha y hace valer la justicia, lucha con convicción, está permitido hasta hacerle un plantón, un motín emocional, el funcionario que sea cuando se trata del bienestar del pueblo, nada más que hay que ser perseverante, no rendirse, hay que ser tercos en las causas que uno defiende. Cuando se tiene una profunda convicción en favor de los demás, cuando se le tiene amor al pueblo, ¡qué me voy a dejar vencer por una disposición legal, o por lo que dice una secretaría! Aunque se trate de Hacienda, no, no, no, no. Yo no voy a cucar a nadie, nada más estamos hablando aquí que un buen servidor público pone por encima de todo la justicia y no se rinde, prohibido rendirse cuando se trata de la justicia”. Para el Presidente, Germán Martínez simplemente se rindió, fue incapaz de ser perseverante, lo cual nos lleva a una confusión mayúscula. Al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, le puedes decir que sea perseverante con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le puedes exigir que luche por la justicia y los derechos de los mexicanos en Estados Unidos, incluso que haga un “plantón” y un “motín emocional” por este país, se lo puedes exigir porque Donald Trump está fuera del alcance del gobierno mexicano, suena lógico, “Ey Marcelo, sé perseverante, no te dejes”, pero cómo interpretar la respuesta del Ejecutivo cuando se trata de su propio gobierno, cuando le pide al propio director del IMSS ser terco con la Secretaría de Hacienda. Tan solo imaginemos la fotografía, por un lado Germán Martínez haciendo un “plantón” porque necesita recursos para el IMSS y, por el otro lado, la Secretaría de Hacienda siendo “terca” porque la austeridad republicana está por encima de la salud de los mexicanos.

Tenemos un Presidente que le dice a todos los funcionarios públicos de su gobierno que defiendan sus causas hasta el final, cito su frase: “¡Qué me voy a dejar vencer por una disposición legal, o por lo que dice una secretaría!” Sí, lo que acaba de leer lo dijo el Presidente, qué carajos tenía en la cabeza Germán Martínez como para dejarse vencer por una “disposición legal o por lo que diga una secretaría”. Perdón pero no entiendo cómo opera el gobierno después de escuchar este argumento.

Llega Zoé Robledo, exsubsecretario de la Secretaría de Gobernación, en lugar de Martínez, y ya tiene la orden del Ejecutivo: “prohibido rendirse”, empiece tocando la puerta de Hacienda desde hoy porque todavía van a tardar, usted no se vaya a rendir, haga su plantón y espere sentado que la salud de este país depende de la terquedad de otra secretaría y de su motín emocional.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.