En caída libre
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En caída libre

COMPARTIR

···
menu-trigger

En caída libre

17/12/2019

Fue el único diario que lo destacó en portada, bueno, no sólo lo destacó, fue su nota de ocho columnas. El periódico El País despertó ayer con el titular “La Cumbre del Clima acaba sin lograr su mayor objetivo”, los tres balazos debajo de este texto eran lapidarios: “La cita fracasa en su intento de regular los mercados de emisiones de carbono”, “Los países sólo pactan un llamamiento para aumentar los esfuerzos en 2030”, “‘Estoy decepcionado con los resultados’, dice el secretario general de la ONU”. En lo realmente importante fracasamos. Poco importó el huracán Greta Thunberg que despertó a varias generaciones; poco importaron las cientos de voces desde la Asamblea General de la ONU diciendo que el reloj del cambio climático nos recuerda que tenemos los dedos en la puerta; poco han importado las movilizaciones de millones cada viernes; los tomadores de decisiones, los representantes de los países más contaminantes no están dispuestos a ceder un gramo, mucho menos a comprometerse con regular los mercados de dióxido de carbono.

Sin embargo, la tragedia no termina en aplazar algo que es urgente, los gobiernos europeos han decidido recortar el presupuesto destinado a Horizon Europe, el programa de ciencia e innovación de la Unión Europea. El cambio climático se combate con conocimiento, con políticas públicas enfocadas, en Europa lo desprecian y en México también. Hace un par de semanas tuve la oportunidad de hablar con la bióloga investigadora, Julia Carabias, en el programa Así las Cosas, de W Radio; constructora de políticas ambientales en nuestro país, hace un llamado urgente a recapacitar, a poner en la primera fila la agenda ambiental. ¿Cómo? Dejándole de recortar presupuesto, sus palabras son para enmarcar: “Empezaron los recortes presupuestales a partir del año 2015 y vamos en caída libre, ya traemos el 60 por ciento menos del presupuesto en materia ambiental, es imposible poder mantener los compromisos, ni siquiera los que se tenían, ya no digamos lo que tenemos que alcanzar, las nuevas metas. No hacemos innovación tecnológica para bajar el impacto y vamos disminuyendo el presupuesto, entonces hay cada vez más broncas y hay menos recursos. Y no es un recorte superfluo, los recursos están quitando gente, quitando expertos, no hay conferencia donde ‘nos acaban de correr de la Comisión Nacional Forestal, nos acaban de correr de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente’, están corriendo a gente capacitada, gente que llevaba muchos años, entonces están erosionando el conocimiento, la experiencia, los que tienen la habilidad de hacer las cosas. Entonces en México sí tenemos toda la base institucional, jurídica, hay una conciencia que va creciendo, hay un cambio muy importante de nuevas generaciones, los niños y los chavos traen otro rollo, pero la política desde la parte gubernamental ha bajado la prioridad en la materia ambiental, no está en la parte alta de la agenda, sin ninguna duda”.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador es miope en temas ambientales, su principal argumento ha sido el sembrar árboles, cuando la batalla al cambio climático es mucho más compleja. Ha seguido con la tendencia peñanietista de bajar el presupuesto en comisiones que trabajan de forma limitada, y ahora el despido de cientos de especialistas las ha dejado en condiciones tan sólo de sobrevivir. Ojalá escuchen voces como la de la investigadora Carabias, sin sesgos partidistas o intereses políticos, de alguien que ha dedicado al menos cuatro décadas ininterrumpidas a recordarnos que, antes que cualquier presidente o partido, debería importarnos más qué respiramos y cómo nos acabamos cada árbol y cada río sin temor alguno.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.