El talón de Aquiles
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El talón de Aquiles

COMPARTIR

···
menu-trigger

El talón de Aquiles

13/11/2019
Actualización 13/11/2019 - 13:36

Se le acumulan los problemas al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo. Después de 30 días que seguramente quiere olvidar, pero que muchos recordaremos como las semanas en la que quedó expuesto como un funcionario público rebasado, ayer los policías federales en la Ciudad de México le recuerdan que la crisis, tan sólo en la conformación de la Guardia Nacional, sigue vigente.

Tal vez nosotros ya nos acostumbramos a esto, no estoy seguro de que aparezca en la portada de los medios de circulación nacional hoy por la mañana, pero lo que sucede con algunos elementos de la Policía Federal en México paralizaría a cualquier otro país del mundo. Lea con atención el primer párrafo de la crónica publicada en el portal Animal Político: Elementos de la Policía Federal, que se oponen a unirse a Guardia Nacional, bloquearon este martes durante casi seis horas el acceso a la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México […] La Policía de la Ciudad de México informó que al menos 12 policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana fueron retenidos, esposados y despojados de parte de sus uniformes; 32 más resultaron con heridas leves. Minutos después de las 13:00 horas, los policías federales lanzaron gas lacrimógeno contra los uniformados de la Secretaría de Protección Ciudadana capitalina. Sí, policías federales reteniendo policías locales, agrediéndolos y lanzándoles gas lacrimógeno. Ellos son elementos que podrían formar parte de la apuesta más importante de este gobierno contra el crimen organizado, por supuesto me refiero a la Guardia Nacional, y su examen previo es someter a otros policías, y no sólo eso, también impedir el acceso a una zona federal.

Así se le sale de las manos a Durazo otro problema que viene arrastrando desde inicios de julio pasado cuando el gobierno en turno se reunió con policías federales para “anunciarles” que no había vuelta atrás, que este órgano de seguridad desaparecería en un lapso no mayor a 18 meses. Aunque en aquel momento se habló de una indemnización, muchos de los elementos no quedaron conformes y contrataron abogados para su defensa, el gobierno federal prometió mesas de diálogo; sin embargo, como ayer pudimos constatarlo a las afueras de la Terminal 1 del Aeropuerto, hay al menos 200 elementos de la Policía Federal que siguen inconformes.

Después de la emboscada en Michoacán, la masacre en Guerrero, el operativo fallido en Culiacán y la tragedia del asesinato de los niños y las mujeres de la familia LeBarón –todo esto en el último mes– Durazo ha sido incapaz de explicarnos cuál es la ruta de la estrategia de seguridad planteada por este gobierno, aún no sabemos los alcances de la Guardia Nacional, su marco legal y queda claro que ni siquiera está conformada en su totalidad.

En campo, en lo administrativo y en la comunicación la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana se ha convertido en el talón de Aquiles del gobierno de Andrés Manuel López Obrador; no sólo han sido lentos en tiempos de crisis sino también en las negociaciones para la conformación de la GN. Hasta ahora, el Presidente ha sabido hacerse a un lado, repartir culpas en medio de una nebulosa de declaraciones, poner en las mañaneras a Durazo, al responsable de la Sedena, de la Marina, hasta Marcelo Ebrard, para no impactar en una aprobación que sigue disfrutando del beneficio de la duda.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.