El recorte a los estudiantes
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El recorte a los estudiantes

COMPARTIR

···
menu-trigger

El recorte a los estudiantes

19/12/2018
Actualización 19/12/2018 - 11:12

Roza la perversidad querer justificar el recorte a la Universidad Nacional Autónoma de México por el salario de los altos directivos de la institución; puede ser perverso o por ignorancia, yo creo que otra vez se busca polarizar posiciones bajo la premisa del dinero en manos de unos cuántos, ahora en el terreno universitario.

¿Por qué lo digo? Porque es falso que la disminución del presupuesto a la UNAM esté en el área administrativa. De acuerdo con un análisis publicado por la investigadora Mariana Campos, de México Evalúa, el recorte de 6 por ciento del presupuesto de la máxima casa de estudios está en áreas como la educación media superior, superior y posgrado, cultura, desarrollo científico y el sistema de becas para sus estudiantes; además afecta áreas como prestaciones por condiciones generales de trabajo, servicios generales, mantenimiento de inmuebles y materiales, y suministros para planteles educativos.

Vámonos por partes y digerido, gracias a un detallado análisis hecho por la investigadora del Cinvestav Alma Maldonado, y publicado ayer por la periodista Nayeli Roldán en Animal Político.

  • Partamos de que en el proyecto de Presupuesto para 2019 se prevé una asignación de 37 mil 277 millones de pesos para la UNAM, más de mil millones de pesos menos con respecto a 2018, cuando recibió 38 mil 300 millones de pesos.
  • La principal disminución está en el Programa Nacional de Becas (Pronabes) para los alumnos de la UNAM, con un recorte de 55.1 por ciento. (Presupuesto en 2018, 607 mdp – Presupuesto 2019, 374.1 mdp).
  • Los servicios de educación media superior, la partida E007, tendrá un recorte de 6.9 por ciento en términos reales (Presupuesto en 2018, 5 mil 775 mdp – Presupuesto 2019, 5 mil 666 mdp).
  • Tendrá 2.4 por ciento menos presupuesto los servicios de educación superior y de posgrado (Presupuesto en 2018, 18 mil 901 mdp – Presupuesto 2019, 18 mil 892 mdp).
  • También disminuirá el apoyo al desarrollo cultural, tendría 9.5 por ciento menos (Presupuesto en 2018, 3 mil 135 mdp – Presupuesto 2019, 2 mil 985 mdp).
  • La investigación científica y desarrollo tecnológico tendrá 8.8 por ciento menos presupuesto (Presupuesto en 2018, 9 mil 172 mdp – Presupuesto 2019, 8 mil 814 mdp).

Estos son algunos de los recortes, así que cuando López Obrador en conferencia de prensa dice: “Lo que sí puedo decir es que en general se va hacer más con menos, porque se acaba la corrupción y se acaba el derroche y va a rendir el presupuesto (…) Van a haber muchos más recursos que antes. Y aclaro, tiene que rendir más el Presupuesto, porque deben terminarse los lujos. Tiene que haber austeridad”; AMLO no toma en cuenta que los más afectados son los estudiantes; en realidad no hay una disminución en áreas administrativas, sino en áreas que trabajan por una mayor cobertura, inclusión y equidad educativas; afecta a casi 350 mil alumnos; le da menos dinero al sustento de 26 museos y 18 recintos históricos; afecta la investigación científica; les da menos presupuesto a subsidios para capacitación y becas; el gobierno actual con el proyecto de presupuesto está afectando áreas que incluso con el dinero destinado en 2018 no se daban abasto.

Tan sólo como recordatorio, la Universidad Nacional Autónoma de México, según el QS World University Ranking 2019, ocupa el lugar 113 de las mejores mil universidades del mundo.

Aquellos que se atreven a publicar el salario del rector o de altos mandos de la universidad creyendo que ahí será la disminución en el presupuesto, están equivocados, sin duda estos salarios se pueden discutir y puede haber una valoración técnica del porqué de esos montos, pero como está el actual Presupuesto sólo atenta contra la vida estudiantil en todos los niveles y detiene la investigación en un país que no puede pensar en desarrollo bajo estas condiciones.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.