El proyecto 26
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El proyecto 26

COMPARTIR

···
menu-trigger

El proyecto 26

07/01/2020
Actualización 07/01/2020 - 10:50

La periodista Pilar Reséndez lo consignó en las páginas de este diario, ayer: el asesinato de otro niño, un menor de 13 años, en una carretera de Tamaulipas. Así de claro: “De acuerdo con los informes iniciales, las víctimas, originarias de San Luis Potosí, pero que viven en Oklahoma, Estados Unidos, se dirigían el sábado por la noche hacia la frontera para seguir su camino hacia su casa, cuando individuos armados los detuvieron y dispararon”, nada nuevo en la crónica de la violencia diaria de este país, carreteras sin ley, sicarios desalmados, al expediente de los muertos acumulados de esta guerra que ningún gobierno ha podido detener, y sí, entre los muertos un menor de 13 y un herido de 10 años.

Ayer, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) acudió a la mañanera, lo hizo con tres Reyes Magos para pedir un deseo, o un regalo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador: el 'Proyecto Estratégico 26'. ¿Qué es o a qué se refiere? En su balance 2019, el que corresponde al primer año de gobierno de la 4T, el Redim es contundente: “Niñas, niños y adolescentes se volvieron invisibles para esta nueva administración al no formar parte de ninguno de los 25 proyectos estratégicos que presentó AMLO, los cuales apuestan a estimular el consumo interno, desarrollo de infraestructura nacional y programas asistenciales para los segmentos de población adulta más empobrecidos”, el Presidente no piensa en los niños y no los considera como un grupo vulnerable con grandes carencias que necesiten esta transformación, el gobierno deja fuera a 40 millones de mexicanos entre los 0 y 17 años.

Y no, los programas asistenciales NO son inversión en la infancia. La transferencia directa de recursos sin un soporte de servicios sociales y políticas públicas enfocadas en la niñez no genera cambios. Lo apunta bien el balance de Redim: llevamos cuatro décadas de gasto público para enfrentar la pobreza y sigue 50 por ciento de la población infantil y adolescente en el nivel socioeconómico más bajo.

Así que al menos la carta enviada a los Reyes por parte del Redim es la creación de un programa número 26 enfocado a la niñez mexicana, sobre todo en materia de seguridad. La creación necesaria de un plan nacional de prevención y atención a la violencia armada en contra de niñas, niños y adolescentes –vale la pena recordar que la cifra de menores víctimas de homicidio doloso ha llegado a los 21 mil en los últimos 19 años; y diariamente desaparecen cuatro y asesinan a 3.6 niños, niñas y adolescentes. La petición ha sido recibida por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y le ha prometido a Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red, poner el tema sobre el escritorio del Presidente.

Hace un par de días, López Obrador subió una fotografía en sus redes sociales rodeado de niños: “Es un honor servir a todos, pero es una bendición trabajar por el bien de los más necesitados y recibir a cambio una palabra, una mirada o una sonrisa sincera”. Señor Presidente, la protección de la niñez en este país no alcanza con fotos ni tuits, el compromiso debe incluir presupuesto y programas focalizados. Como lo apuntan bien en su balance 2019, en su primer año de gobierno la infancia y la adolescencia en México han estado entre la invisibilidad y la violencia, ojalá llegue el proyecto 26.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.