La Nota Dura

El pendiente de la discapacidad

De su abandono es responsable el gobierno, que se ha enfocado en programas asistencialistas en lugar de crear políticas públicas de inclusión.

Al llegar a esta columna, seguramente usted ya ha revisado en términos generales -por la premura- lo que ha sido el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021. Los análisis se han centrado en educación, salud, economía y, sobre todo, en la respuesta del gobierno ante la crisis de Covid-19. Yo me quiero detener en el análisis que también ha hecho a bote pronto la organización Yo También, y la manera en la que el Presupuesto otra vez ha invisibilizado a las personas con discapacidad (pcd). Hablar de pcd es hablar de manera transversal de todos los temas. No podemos olvidar que casi 30 millones de mexicanos tocamos en alguna forma a la discapacidad; su abandono es el resultado de un gobierno que ha enfocado en hacer políticas asistencialistas en lugar de crear políticas públicas de inclusión.

Aquí algunos puntos del análisis hecho por la periodista y fundadora de Yo También, Bárbara Anderson, sobre el PEF 2021 y las personas con discapacidad.

• El proyecto "Atención a Planteles Federales de Educación Media Superior con Estudiantes con Discapacidad", único vinculado a alumnos con discapacidad en la Secretaría de Educación Pública, tuvo una reducción de 20 por ciento, pasando de 32.5 mdp a 20 mdp.

• En el DIF cada año se contempla un programa para la atención a personas con discapacidad; este año está mencionado, pero NO tiene presupuesto asignado.

• El "Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para Personas con Discapacidad" tampoco está contemplado en el Presupuesto 2021; en 2020 recibió un apoyo de 400 millones de pesos. En el nuevo PEF 2021 no fue destinado ni un peso.

• En la Comisión Nacional de los Derechos Humanos desaparece también el presupuesto para el Mecanismo Independiente del Monitoreo Nacional de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad: pasó de 17 millones a nada.

• Rubros que NO pueden desaparecer pero que NO están etiquetados para el próximo año son los gastos para atención a personas con discapacidad en el ISSSTE y el programa para atención de personas con discapacidad en la Secretaría de Salud: desaparecieron.

• En la Secretaría de Educación Pública no está identificado el Programa de Inclusión y Equidad Educativo, ni el de Fortalecimiento de Planteles Federales de Educación.

En la parte asistencialista, en el "Programa Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad Permanente" hay un monto asignado 8.87 por ciento mayor al del año pasado, pasó de 14 mil 197 mdp a 15 mil 456 mdp. El monto del apoyo individual subió 70 pesos en comparación de 2020, en 2021 será de 2 mil 620 pesos al bimestre contra 2 mil 550 pesos del año en curso.

En total se proyectan 933 mil 466 beneficiados para 2021, aún no alcanzan el número meta de este gobierno, que es llegar a un millón. Sin embargo, distintas organizaciones han insistido que esta política no alcanza ni proyecta una inclusión real de las personas con discapacidad, es el apoyo a todos los programas que han sido borrados, que no están etiquetados o que no recibirán presupuesto los que INTEGRAN a las personas con discapacidad. De nada sirve darles 2 mil 620 pesos bimestrales, si no podrán asistir a su trabajo por falta de apoyo al fondo para la accesibilidad en el transporte público o si no se les incluye en una educación individualizada para un mejor desarrollo. 70 pesos más bimestrales, hasta ahí llegó el esfuerzo federal por "apoyar" a las personas con discapacidad para el próximo año, otra vez se quedan cortas las promesas.

COLUMNAS ANTERIORES

‘La vocera’
¿Dejó de confiar?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.