El escándalo Veytia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El escándalo Veytia

COMPARTIR

···

El escándalo Veytia

09/01/2019
Actualización 09/01/2019 - 12:33

La nota ha pasado desapercibida, no recuerdo que algún diario de circulación nacional la haya retomado en primera plana o que incluso haya saltado a la agenda de los medios electrónicos, en redes quedó la indignación en un par de tuits y a mí me sigue pareciendo uno de los escándalos más grandes de los últimos años en nuestro país –y vaya que eso es algo teniendo en el archivo casos como el de los exgobernadores Javier Duarte, Roberto Borge y asociados–, hablo del caso del exfiscal de Nayarit, Edgar Veytia.

Le refresco un poco la memoria citando una columna que escribía en este mismo espacio en septiembre pasado: “Edgar Veytia es el exfiscal del estado de Nayarit. Fue responsable de la seguridad de un millón 200 mil mexicanos desde 2013, y estuvo presente en Consejos de Seguridad de alto nivel de manera frecuente. Este hombre le dio la mano al presidente de la República, Enrique Peña Nieto; diseñó estrategias contra el crimen organizado junto al entonces secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; se sentó con procuradores generales; conoció planes de la Secretaría de Marina y de la Secretaría de la Defensa Nacional; a su cargo tenía cientos de policías estatales y manejó millones del presupuesto de seguridad”.

Después de esta introducción podrá ver la dimensión de responsabilidades de un fiscal estatal y lo que significó su detención el 29 de marzo de 2017 en San Diego, California. Veytia fue detenido por las autoridades estadounidenses acusado tres cargos de conspiración para introducir y comercializar cocaína, mariguana, metanfetaminas y heroína en la unión americana, actividades que habría realizado al amparo del Cártel de Los Dámaso, una célula del Cártel de Sinaloa.

¿En qué va la trágica historia del exfiscal narco? Hace unos días, Edgar Veytia se declaró culpable de los cargos de narcotráfico que enfrenta en una corte de Nueva York. De acuerdo con información publicada por la agencia Notimex: “Veytia admitió haber recibido dinero de los cárteles del narcotráfico a fin de ayudarles a ingresar a Estados Unidos drogas como cocaína, heroína y metanfetaminas. Su colaboración con los cárteles, a los cuales no identificó, se habría producido entre 2013 y 2017”. De acuerdo con las autoridades estadounidenses, el exfiscal también hizo arreglos para evitar el arresto de narcotraficantes o para que fueran liberados.

No puedo imaginar una historia más icónica en este país para representar la corrupción y las manos del narcotráfico en las esferas más altas de seguridad. ¿Cómo pudo pasar todos los exámenes de confianza realizados por el gobierno federal? ¿Cómo la inteligencia mexicana no pudo detectar a un fiscal que traficaba con cocaína, mariguana, metanfetaminas y heroína? ¿Qué nivel de responsabilidad tiene el exgobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, al tener como mano derecha a un narcotraficante? ¿Por qué Estados Unidos logró armar un expediente sólido para su detención?

En media discusión sobre los alcances de la Guardia Nacional, el caso Veytia sirve para replantear no sólo las funciones en tierra de miles de elementos, sino la selección de los altos mandos, poner sobre la mesa un plan integral que incluya evaluación periódica, una revisión de los exámenes de confianza y una fiscalía capaz de investigar eficientemente a cualquier cargo de alto nivel.

Tal vez lo más grave del caso Veytia ha sido su poca difusión, la poca sorpresa que ha causado que un fiscal haya aceptado haber trabajado con el narcotráfico y que tanto el gobierno de Peña como el de López Obrador no se hayan pronunciado por una investigación profunda y necesaria de las redes tejidas por el fiscal. Tierra de impunidad, en nuestro país la vida es más sabrosa, hoy en Estados Unidos duerme un fiscal que durante cuatro años protegió a más de un millón de mexicanos y le dio sonriente la mano al presidente en turno mientras Los Dámaso le apodaban El Diablo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.