menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

De refugiados

COMPARTIR

···
menu-trigger

De refugiados

23/10/2018
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

“Hasta el día de ayer, desde Guatemala se movía una nueva caravana de mil 500 personas que había salido de Honduras; eran nuevos, nosotros no hemos publicado las imágenes por petición de la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala. Hay nuevos grupos saliendo de todas las partes del país, decía el director de mi oficina que es creyente: ‘esto parece el éxodo que dice la biblia’, es una realidad lo que está pasando en Honduras, es un éxodo de población huyendo de miedo y de hambre.

“A pesar de que el gobierno ha cerrado las fronteras con Guatemala, quiso cerrar las fronteras con El Salvador, pero no pudo; la gente logró romper los cercos y continuar el camino, y seguirán haciéndolo porque esto no se trata de una cuestión de intereses políticos, sino que se trata de una cuestión humanitaria que ha rebasado a la sociedad hondureña. Si ustedes pudieran ver los grupos que pasan todos los días con la intención de encontrar la caravana, es increíble.

“El gobierno ha montado toda una estrategia para decir que la gente está regresando al país, pero eso es mentira, la gente sigue caminando, van 7 mil personas cruzando México ahora, van mil 500 cruzando Guatemala y otro montón de personas que no hemos podido documentar, que van por su cuenta a alcanzar la caravana, entonces ahora es una situación muy compleja”. Así nos lo dijo en Así las Cosas de W Radio, Miroslava Cerpas, coordinadora de Movilidad Humana del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos Honduras (Ciprodeh).

Las amenazas de Trump, la presencia de Policía Federal en la frontera sur de nuestro país, los amagues del gobierno de Peña Nieto de impedir el paso, los miles de mensajes discriminatorios en redes sociales, no han sido capaces de detener la ola del éxodo masivo, sino que han despertado el ansia en miles de centroamericanos de buscar un refugio. Los altavoces negativos han encendido la causa del centroamericano desesperado de una realidad que lo terminará matando sino se mueve. Son miles los que hoy deciden encontrar una ruta al norte, a México o a Estados Unidos, es el foco de atención lo que los hace dejar todo.

Como nunca antes había estado en la agenda política el viaje de un hondureño. Hoy no sólo nos preguntamos si llegarán a la frontera, sino si podrán llegar a la Ciudad de México; por lo pronto, el Presidente electo les ha ofrecido trabajo, ningún presidente anterior les había ofrecido nada. Al menos hoy tienen una promesa al vuelo.

Habría que precisar también que no se trata de una caravana migrante, sino de una caravana de refugiados. Los que cruzan nuestro país son personas que huyen de una situación de violencia generalizada, “técnicamente es diferente un migrante que un refugiado (…) Las personas refugiadas salen huyendo de su país por temores fundados de persecución en razón de raza, condición social o por pertenecer a algún grupo religioso, por lo tanto, pedirle a una persona refugiada que traiga visa es un despropósito y es una violación a los principios del derecho internacional de los refugiados”, dice Santiago Corcuera, expresidente del Comité de las Naciones Unidas contra las Desapariciones Forzadas.

Y que sirva este espacio otra vez para recordar un estudio de 2015 publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México, a través del Instituto de Investigaciones Jurídicas, titulado: “Imaginarios de la Migración Internacional en México. Una Mirada a los que se van y a los que llegan”. Es importante recordarlo porque nuestra dosis de racismo es mucho mayor a la que nosotros pensamos. Sólo estas dos preguntas.

1) En su opinión, ¿qué extranjeros que viven en el país son más discriminados por los mexicanos? A continuación, las primeras cinco respuestas. R: guatemaltecos, centroamericanos, hondureños, africanos y salvadoreños.

2) Y con respecto a los inmigrantes indocumentados que vienen a México, ¿usted considera que el gobierno debería o no debería…? De las opciones, tal vez la más preocupante es la última. R: “Construir un muro en la frontera sur”. Debería: 22.8%. Depende: 24.2%. No debería: 49.1%. Sí, 47% de los mexicanos están convencidos o tienen en la mente la opción de un muro en la frontera sur.

De refugiados que ven hoy una oportunidad irrepetible, de caravanas que deben ser nombradas como se debe y de nuestro país con su dosis de racismo expuesta, así corren los tiempos de transición.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.