menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ceder el micrófono

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ceder el micrófono

26/11/2020
Actualización 26/11/2020 - 12:52
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

Ayer fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La conferencia matutina desde Palacio Nacional estuvo repleta de mujeres comprometidas con la titánica tarea de acabar con la violencia de género. Junto al presidente López Obrador estuvo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum; Nadine Gasman, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres; Fabiola Alanís, titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres; Alicia María Leal, secretaria ejecutiva del Grupo Interinstitucional de Estrategia contra las Violencias; Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, y responsable del Indesol, y la directora del Sistema Nacional DIF. No puedo imaginar la cantidad de estudios y reportes que todas ellas le han hecho llegar al Presidente o las horas de trabajo invertidas en presentaciones explicándole al Ejecutivo la gravedad y la escalada de feminicidios en el país, los picos por estados, las desapariciones de mujeres, las niñas y adolescentes violentadas, las firmas de familias pidiendo justicia, las protestas que no paran por todos lados. En todo este universo de conocimiento trasladado al Presidente, es imposible –y esta vez sí cabe esta palabra, imposible, no improbable, o alguna otra que deje un cabo suelto, no, imposible– que no le hayan explicado hasta el cansancio al Presidente la diferencia entre homicidio y feminicidio, diferencia que no es interpretación, que no es 'sentimiento' y mucho menos un invento de los últimos años, se trata de una diferencia estipulada en la ley. De acuerdo con el Artículo 325 del Código Penal Federal, comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. De hecho, Amnistía Internacional señala que un homicidio no puede equipararse a un feminicidio, este último encierra temas de crueldad, odio, impunidad social y del Estado y, por supuesto, misoginia. Cuando se produce el asesinato de un hombre difícilmente se dan por razones de género.

Dicho esto, no imagino la cara de las ahí presentes cuando una de las periodistas que acudió a la mañanera le preguntó a López Obrador si él pensaba que homicidio y feminicidio eran lo mismo. Vaya, una pregunta que parecería evidente por el contexto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una pregunta que le permitiría al Presidente –si tan sólo lo supiera– decir un discurso preparado que empezaba con un 'no'. En cambio, el Presidente dijo: “en general sí, porque ha habido mucha desintegración en las familias, mucha pérdida de valores y necesitamos luchar por una sociedad mejor”. Cuánto trabajo tirado a la basura de las mujeres ahí presentes en el estrado, cuántas pláticas, reportes, historias, tragedias que simplemente no pueden entrar en la cabeza presidencial. Ayer, una admirada maestra de mi Universidad, la periodista Alma Delia Fuentes, puso un tuit demoledor, pero absolutamente cierto: “¿A veces no sienten que informar lo que dijo el Presidente es desinformar? ‘AMLO asegura que las causas del feminicidio y homicidio son las mismas’”.

Sí, el Presidente desinforma y retrocede el camino ganado por decenas de mujeres que trabajan en su gobierno para erradicar la violencia de género. La mañanera de ayer hubiera sido redonda en materia informativa, en pendientes por resolver, en esfuerzos acumulados, si no hubiera hablado el Presidente. Si tan sólo nos hubiéramos quedado con las voces de todas esas mujeres. Hay días en los que el Presidente debe ceder el micrófono, hacerse a un lado, dejar hablar y de hablar… ayer fue uno de esos días.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.