menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aníbal, el antropólogo exitoso

COMPARTIR

···
menu-trigger

Aníbal, el antropólogo exitoso

19/10/2018
Actualización 19/10/2018 - 9:21
columnista
Javier Risco
La Nota Dura

En esta agenda retacada de contradicciones en el gobierno electo, de incertidumbre en la consulta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, de una oposición ausente, de un país temeroso de salir a sus calles, del feminicidio a flor de piel, de un presidente que ya bajó la cortina, de un México convulso… hoy, viernes, quiero aproximarme al país inaudito que nos cuenta el periodista Aníbal Santiago. Si usted no conoce a este reportero lo invito a que desesperadamente lo busque, y si usted ya tiene el gusto, revise la selección de crónicas, perfiles y reportajes que acaba de publicar en su libro México, tierra inaudita. Relatos de un país inimaginable.

Editado por Lince, el libro contiene 19 textos que pintan un país lleno de mosaicos amorfos. Su selección es desconcertante pero entrañable, el libro nos lleva por páginas imposibles. Aníbal conduce al lector a una investigación de robo de arte sacro; a los monumentales XV años de Rubí, vistos desde una familia que come rata de campo; a un Acapulco que se aproximaba a una violencia inimaginable; a un beisbolista coleccionista de piezas de automóviles, a unos Ángeles que le abrieron a los Bukis; a los 80 gatos de Octavio Paz; a la marchista que ama a Romeo Santos; a un niño que le escupe a otro niño en una primaria de Guerrero; a un reportero en Ecatepec que aprendió el oficio tomando Coca-Cola; en fin, a historias que sólo pueden ocurrir en este país y que sólo pueden ser contadas por Santiago.

Su visión retrata una época, es como ese antropólogo que está en una constante búsqueda del eslabón perdido pero que, a diferencia del fracaso de la ciencia, Aníbal siempre lo encuentra, y así nos acerca una historia universal. Aquí algunos ejemplos: sólo a él se le hubiera ocurrido hablar de la incesante violencia en Ecatepec, tratando de entender la mirada de Iván, el fotógrafo de nota roja más reconocido del municipio; quién más que él para contestar la pregunta “¿Por qué Ecatepec se volvió el infierno? Iván lo tiene claro. El crimen organizado se extendió la mayor parte del territorio y las células buscaron puntos de venta y trasiego de droga. La violencia empezó por la pelea del territorio –aquí están Zetas y los cárteles de Sinaloa y del Golfo. Michoacán colinda con el Edomex (y ante la presión militar y policial en aquel estado), el crimen buscó dónde llegar”, dijo: ‘Aquí no me resulta me voy al Edomex, que es estratégico’”, vaya que lo tenía claro. O de qué otra manera mostrar la tragedia de Ayotzinapa, que entrevistando a los directores de las escuelas primarias que rodean a la normal rural, visitando Pueblo Viejo, “la más próxima vecina a esos huecos con muertos que no paran de surgir desde que los 43 estudiantes fueron desaparecidos el 26 de septiembre de 2014”, conociendo la manera en la que hablan los niños de 6 y 7 años que juegan a ser narcos y sicarios.

Y tomé dos ejemplos, una crónica y un perfil que podrían publicarse mañana o dentro de dos años y su ángulo y su aporte periodístico es, como lo había anotado unas líneas arriba, universal. Pero no todo es el México violento, solo él pudo haber hablado con Jaime Camil para rescatar una visión del Acapulco de una familia de clase alta con 27 empleados en casa; solo él pudo haber escrito sobre la resaca de la borrachera de los XV años de una quinceañeara que convocó a cientos de miles de personas a través de Facebook a su fiesta con chambelanes... son esas llaves las que él va encontrando para abrir cuartos inmensos.

Las capas de este libro aún las sigo explorando, lo único que le aseguro es que con estos relatos usted se va a aproximar a un México que creía conocer, pero que al final del párrafo le va a parecer ajeno. Tenemos en este libro el trabajo de campo de un antropólogo exitoso, que encuentra ese eslabón perdido en cada página.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.