La tecnología en la lucha contra el Covid-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La tecnología en la lucha contra el Covid-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

La tecnología en la lucha contra el Covid-19

01/05/2020
Actualización 01/05/2020 - 13:56

'No es por presumir', diría el clásico, pero este espacio fue uno de los primeros en advertir que la tecnología serviría para contener la pandemia de Covid-19 y China nos lo demostró en su momento. Google y Apple se incluyeron en la lucha contra el coronavirus en un proyecto conjunto que no es otra cosa más que una aplicación para detectar el contacto con casos de coronavirus cercanos a través del teléfono celular. Los gigantes estadounidenses afirmaron que sus desarrolladores de software trabajarían en esta tecnología, con el objetivo de ayudar a gobiernos, instituciones sanitarias y ONG que combaten la pandemia

Los dispositivos móviles actuales cuentan con un chip Bluetooth, un elemento físico que les permite conectarse de forma inalámbrica con otros dispositivos cercanos. La tecnología de Google y Apple se basa precisamente en el protocolo Bluetooth Low Energy (BLE), creado en 2006 y que se distingue de la versión original en que reduce el consumo de energía necesario. De esta forma, cuando dos usuarios que lleven su terminal consigo se encuentren cerca durante un tiempo, sus dispositivos intercambiarán información sobre su estado de salud; es decir, si está infectado o no de Covid-19. De tal modo que las personas con las que el contagiado haya estado en contacto reciben una notificación de advertencia.

Hasta aquí parecería todo bien. Sin embargo, han saltado a la vista de expertos algunas cuestiones de privacidad, ya que el sistema de rastreo sería automático y podría comprometer nuestra confidencialidad. Algunos genios en la materia han llegado a advertir que a raíz de esta alianza los teléfonos celulares o smartphones se convertirían, durante y después de esta pandemia, en una herramienta global de vigilancia masiva.

Google por su lado, en un documento técnico, explicó que esta herramienta necesita el consentimiento explícito de los usuarios y no recoge información con la que pueda identificarse a una persona ni los datos de ubicación. Para preservar la seguridad, los datos recogidos no abandonan el dispositivo y las personas que dan positivo en Covid-19 no son identificadas para otros usuarios ni tampoco a Google y Apple. Los datos recogidos por la tecnología se usarán para que las autoridades sanitarias que combaten el virus puedan informar a los usuarios que han estado en contacto con una persona que ha dado positivo al virus.

Por otra parte, en esta semana que termina nos enteramos de un interesante trabajo del Financial Times, el cual informó que cerca de 2 mil millones de usuarios se quedarán fuera de este fascinante y controvertido rastreo principalmente por dos tipos de personas: adultos mayores y personas sin hogar, que además también son vulnerables al Covid-19. La principal razón de esto es que ambos grupos no disponen de dispositivos compatibles con estos sistemas. Obviamente no es un asunto menor.

Estamos ante hechos inéditos y se requieren medidas inéditas, con las consecuencias que esto pueda traer. Usted y yo somos privilegiados en poder vivirlos.

Fundador y presidente del Consejo de Metrics*

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.