El coronavirus y la IA
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El coronavirus y la IA

COMPARTIR

···
menu-trigger

El coronavirus y la IA

13/03/2020

China no solo pasará a la historia por ser donde surgió el COVID-19, también será reconocida por su incansable empeño en la implementación de la Inteligencia Artificial para los trabajos de contención y tratamiento de la emergencia sanitaria.

En el epicentro del coronavirus, en Wuhan, se desplegaron todo tipo de tecnologías para luchar contra la enfermedad: robots desinfectantes, cascos inteligentes, drones equipados con cámaras térmicas y hasta un sofisticado software de reconocimiento facial (al que hemos dedicado varias columnas en materia de seguridad, pero ahora la emergencia es el nuevo virus).

El presidente Xi Jinping pidió al sector tecnológico del país a que ayude a combatir con todo al COVID-19. De inmediato, Alibaba, de Jack Ma, se comprometió con la donación de US$ 2.15 millones para el desarrollo de una vacuna.

En el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai, se desarrolló un espray antiviral que se puede colocar en la garganta como una especie de escudo protector, que puede ayudar a proteger al personal médico de primera línea. Sin embargo, la producción en masa para uso público aún no está disponible. Varias empresas chinas han desarrollado tecnologías automatizadas para llevar paquetes sin que haya contacto humano. También para pulverizar desinfectantes o realizar funciones de diagnóstico básicas a fin de minimizar el riesgo de infección. Hasta la agencia Xinhua publicó un video en Twitter de un robot repartiendo alimentos en un hotel con clientes en cuarentena.

La empresa Pudu Technology, que se ha caracterizado por fabricar robots para la industria de la restauración, ha dispuesto sus máquinas en más de 40 hospitales de todo el país para ayudar al personal médico. Los directivos de MicroMultiCopter están desplegando drones para transportar muestras médicas y realizar imágenes térmicas.

China ha movilizado su sofisticado sistema de vigilancia para controlar a las personas infectadas y establecer cuarentenas, cámaras de reconocimiento facial son comunes en diferentes zonas de este país, y ahora las compañías están actualizando el software para escanear multitudes en busca de gente con altas temperaturas o identificar a quienes no usen cubreboca.

El Global Times informó que las autoridades de Sichuan han recibido cascos inteligentes que pueden medir la temperatura de cualquier persona dentro de un radio de 5 metros, haciendo sonar una alarma si se descubre que tienen fiebre.

Todo esto no ha sido obra de una casualidad. Han sido años y millones de dólares invertidos en educación y tecnología para desarrollar inteligencia artificial. El gobierno chino tiene muchos defectos, pero jamás se le podrá criticar su objetivo por de ser la principal potencia tecnológica del planeta. Ahora está a prueba, tiene como meta en el horizonte proteger la vida de sus ciudadanos.

Fundador y Presidente del Consejo de Metrics

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.