Javier Murillo

Neuralink, abre el debate ético en la neurotecnología

Neuralink, último avance de Elon Musk, busca transformar la neurotecnología con la implantación de un dispositivo de lectura cerebral en un humano.

Elon Musk, conocido por revolucionar industrias con empresas como Tesla y SpaceX, ahora busca transformar la neurotecnología con Neuralink. Su último avance, la implantación de un dispositivo de lectura cerebral en un humano, promete ser un hito en las interfaces cerebro-computadora (BCI, por sus siglas en inglés). Este dispositivo no solo apunta a mejorar la calidad de vida de personas con parálisis severa, permitiéndoles controlar dispositivos electrónicos mediante el pensamiento, sino que también plantea preguntas éticas urgentes.

Neuralink propone un enfoque innovador mediante el uso de hilos flexibles de polímero capaces de registrar la actividad neuronal desde 1,024 puntos, una capacidad considerablemente mayor que la de dispositivos similares. Esta tecnología, completamente implantable y sin cables, promete aumentar significativamente el ancho de banda de la comunicación cerebro-máquina. Sin embargo, la eficacia y seguridad a largo plazo de estos implantes siguen siendo incógnitas que solo el tiempo y la investigación rigurosa podrán desvelar.

La cautela rodea este ensayo clínico, principalmente debido a la opacidad en la divulgación de detalles críticos como la ubicación de las implantaciones y los objetivos específicos del estudio. La ausencia de registro en ClinicalTrials.gov, un repositorio gestionado por los Institutos Nacionales de Salud de EU, ha generado críticas y pone en relieve la importancia de la transparencia y la ética en la investigación clínica. La preocupación no es menor, ya que la seguridad y el bienestar de los voluntarios están en juego y con seguridad, la del resto de la humanidad.

El entusiasmo de Musk por llevar la tecnología BCI a la práctica cotidiana se ha manifestado en demostraciones anteriores con animales, como un chimpancé jugando videojuegos con su mente y un cerdo hembra con un implante cerebral. Estos experimentos subrayan el potencial de la BCI para trascender su propósito inicial de asistir a personas con discapacidades, sugiriendo la posibilidad de una futura comunicación tipo telepatía entre humanos, que no es lo mismo.

A pesar de los desafíos técnicos y éticos, la ambición de Musk no conoce límites. Neuralink no solo aspira a restaurar la independencia de individuos con discapacidades significativas sino también a revolucionar la manera en que interactuamos con la tecnología y entre nosotros. Este objetivo, de lograr una comunicación humana que roce con la telepatía, podría ser el próximo gran salto en nuestra evolución tecnológica.

Por lo que la transparencia y la responsabilidad deben ser piedras angulares en este viaje hacia la frontera de la neurotecnología. La comunidad científica y los potenciales usuarios de estas tecnologías merecen claridad y honestidad sobre los riesgos, beneficios y el progreso de los ensayos clínicos. La historia de Neuralink, marcada tanto por la promesa como por la polémica, está aún por escribirse, y su éxito dependerá no solo de superar los desafíos técnicos sino también de navegar los dilemas éticos que plantea.

En este sentido, Mark Zuckerberg adopta una postura cautelosa. Durante un podcast, el CEO de Meta expresó su reticencia a experimentar con las interfaces cerebro-computadora en sus etapas iniciales, especialmente con dispositivos implantables como el chip cerebral de Neuralink. Zuckerberg destacó su preferencia por esperar a que la tecnología madure, evitando ser un usuario temprano de una tecnología tan invasiva. A diferencia de Musk, quien ha dicho que está listo para implantarse tan pronto como sea posible.

Aunado a los últimos avances que hemos visto y convergencia de tecnologías como Neuralink, Apple Vision y la creación del metaverso por parte de empresas como Meta, propone un futuro digital que oscila entre la innovación y la distopía. Mientras estas tecnologías prometen revolucionar la interacción humana y la accesibilidad, también plantean serias preocupaciones sobre la ética, la privacidad y la libertad individual. La posibilidad de controlar dispositivos con el pensamiento, aunque fascinante, evoca temores sobre el potencial para la manipulación, la vigilancia masiva y la pérdida de la ‘humanidad’.

COLUMNAS ANTERIORES

Las lecciones del ciberataque a Coppel
La silenciosa amenaza de la desinformación digital

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.