Javier Murillo

El efecto ‘Scully’ y la revolución de las mujeres en STEM

El “Efecto Scully” es más que un tributo a un personaje de televisión; es un llamado a la acción para creadores de contenido, educadores y líderes de la industria.

De las primeras series que elegí ver cuando me volví adulto, fue X-Files. Tengo que confesar que desde niño tuve una propensión hacia la ciencia ficción y sobre todo al fenómeno Ovni, recuerdo que el contenido que más me impresionaba y alimentaba mi hambre de conocimiento, era una revista llamada “Reporte Ovni”, que era una publicación méxico-española dedicada a ese fenómeno.

En un mundo donde la representación en los medios de comunicación tiene un impacto tangible en las decisiones de carrera de los jóvenes, el “Efecto Scully” se destaca como un faro de inspiración y cambio. Este fenómeno, nombrado así por el icónico personaje Dana Scully de “The X-Files”, interpretado por Gillian Anderson, ha demostrado ser un catalizador significativo para impulsar, en especial, a las mujeres hacia campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, llamadas STEM.

Esta serie nos demostró que no debemos minimizar el poder de un personaje. Un estudio realizado por el Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios reveló que las mujeres que veían regularmente “The X-Files” tenían un 50% más de probabilidades de trabajar en campos STEM. Dana Scully, una doctora y agente del FBI, no solo entretenía y alimentaba la imaginación de las mujeres, sino que también las empoderaba. Anderson, consciente del impacto de su personaje, acogió con entusiasmo su papel como modelo a seguir.

La influencia de Scully se extendió más allá de la pantalla de ciencia ficción y tuvo un impacto real que cambió la historia. Según el estudio, más de la mitad de las fanáticas femeninas encuestadas afirmaron que alentarían a sus hijas o nietas a entrar en campos STEM. Este efecto es crucial en un mundo donde las mujeres constituyen sólo el 24% de los empleos STEM en EE. UU., según el Departamento de Comercio de EE. UU. La falta de representación femenina en estos campos a menudo desalienta a las jóvenes a seguir estas carreras.

Investigaciones adicionales han explorado cómo la identificación aspiracional con personajes científicos en televisión varía según el género del espectador y del personaje, así como el género del programa. Los resultados indican diferencias de género en la identificación con personajes científicos, siendo más fuerte cuando el género del personaje coincide con el del espectador. En lo personal, Suclly me parecía una mujer preparada, empoderada, seria, empática y sobre todo, abierta a comprobar las teorías del Agente Mulder, su contraparte interpretada por David Duchovny.

El “Efecto Scully” ya no es solo anecdótico. Investigaciones del WWEST y el Instituto Geena Davis han confirmado su existencia y su impacto positivo. Gillian Anderson y escritores de “The X-Files” han reconocido la importancia de presentar personajes femeninos fuertes y equitativos en los medios. Este fenómeno se ha comprobado en la era de las redes sociales, somos lo que leemos y compartimos, promovido no solo por nuestros gustos, sino también por los algoritmos de las redes sociales que nos abren la puerta al llamado “rabbit hole”.

La normalización de las mujeres científicas en medios como películas, series y programas de televisión es crucial. Si logramos la paridad de género entre investigadores en instituciones y áreas de tecnología y ciencia en empresas, podríamos ver un efecto dominó inspirador. Por cada mujer visible en estos campos, muchas más se verán en su ejemplo y seguirán sus pasos. El camino está trazado; el desafío es recorrerlo en cada empresa, con los cambios de cultura, políticas y reglas que esto implica.

El “Efecto Scully” es más que un tributo a un personaje de televisión; es un llamado a la acción para creadores de contenido, educadores y líderes de la industria. Al proporcionar modelos a seguir femeninos en campos STEM, no solo estamos cambiando la narrativa en los medios, sino también empoderando a generaciones futuras de mujeres para que persigan sus pasiones en ciencia y tecnología.

La igualdad de género en STEM es un objetivo alcanzable, entre las mujeres familiarizadas con Dana Scully, el 63% dijo que el personaje aumentó su creencia en la importancia de STEM. “Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra”.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Go woke, go broke?
Neuralink, abre el debate ético en la neurotecnología

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.