SMB Mujeres de la Lluvia: entre crimen organizado y las trampas de la pobreza
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

SMB Mujeres de la Lluvia: entre crimen organizado y las trampas de la pobreza

COMPARTIR

···

SMB Mujeres de la Lluvia: entre crimen organizado y las trampas de la pobreza

16/04/2019

Kinal Anzetik “Tierra de mujeres” en lengua Tzeltal, una organización de mujeres indígenas Mixtecas y Amuzgas de la Montaña baja de Guerrero, ha integrado, como corolario a sus 15 años de organización de autoayuda para mujeres, una Sociedad Financiera Comunitaria llamada “SMB Mujeres de la Lluvia”; la sofinco con acción en 35 comunidades entre Cochoapan el Grande y Ometepec,- la zona de mayor pobreza en el estado de Guerrero-. Ha sido constituida tras diversas experiencias de crédito que inician con el Fondo Indígena Na Savi, pasan por una Sofom y desembocan en el ahorro como actividad liberadora e inicio de autonomía económica.

Ser mujer e indígena en Guerrero es un desafío mayúsculo al machismo ancestral de los “usos y costumbres”, pero la combinación con pobreza económica (ingreso per cápita mensual de 708 pesos) y violencia del crimen organizado (asesinatos con impunidad absoluta) hace extremadamente peligrosa la actividad de organización y el rol de los liderazgos. Las mujeres indígenas de los municipios de Tlacoachixtlahuaca y Xochihuehuetlán, viven en medio de la violencia cultural y el crimen organizado.

Un complejo escenario donde la cultura y la pobreza funcionan como trampas que inhiben el desarrollo y la autoestima y la autoafirmación se logran sólo gracias a la acción conjunta y solidaria de mujeres ayudando mujeres. El refugio creado por Kinal Anzetic ha rescatado cientos de mujeres en momentos críticos de violencia y ha permitido con la educación y el conocimiento de derechos incidir en la autoestima, y con el crédito en la autoafirmación. Educación sexual reproductiva, hablar directamente de derechos sociales, económicos. Siempre en mixteco y amuzgo porque la región cuenta con 42.4% de analfabetismo, alto monolingüismo y los municipios tienen un grado de marginación 20 y 36 de entre 2,500 municipios del país.

Cuando se dice muy alta marginación quiere decir que el transporte es esporádico; que no hay señal de celular y menos internet, ni soñar con bancos o clínicas de salud. Las remesas nacionales e internacionales deben cobrarse en Ometepec a distancias de 4-6 horas de distancia; la pobreza alimentaria en estas comunidades fluctúa entre el 71.8 y el 63.5%, cuatro veces más alta que el promedio de pobreza alimentaria en el país; con un ingreso percápita de 708 pesos mensuales.

En la montaña baja la principal actividad productiva es la siembra de maíz (asociado al cultivo de frijol, chile y calabacita). La mayor parte de la producción es para autoconsumo y la pluriactividad se logra con la actividad artesanal (telar de cintura, bordados, alfarería, prendas de vestir), maderables como el copal, plantas medicinales, y mucha migración a Sinaloa, Sonora, San Quintín y a los EEUU con destino principal a California. Remesas y milpa de sobrevivencia definen los ingresos principales.

A pesar de la pobreza, Kinal Anzetic ha logrado operar líneas de crédito de 4.2 millones con Financiera Rural, 10.0 millones con FIRA y 2.0 millones con una cooperativa de Colima para otorgar créditos promedio de 10 mil pesos. Sus recuperaciones son del 98% y ahora, desde el 13 de abril, una Sofinco para promover el ahorro y otorgar créditos productivos para tener seguros de vida desde 50 pesos y seguros familiares desde 150, podrán cobrar remesas de los EEUU y los migrantes tendrán acceso al Bono Migrante, al cual podrán enviar dinero desde los EEUU. La Sofinco fue creada gracias a una Alianza y Cooperación con AMUCSS con el apoyo financiero de la Financiera Nacional de Desarrollo.

En medio de este escenario de ejemplar esfuerzo de organización, la violencia sienta sus reales, Hermelinda Tiburcio, mujer indígena Mixteca, la líder más visible de Kinal Antzetik ha sufrido diversos atentados a su vida por exfuncionarios corruptos y hombres afectados en su machismo; este domingo, después de la inauguración de la SOFINCO, alguien baleó su camioneta, por segunda vez, la anterior hace 4 años, quedó en la más absoluta impunidad. Ni el mecanismo de protección de los Derechos Humanos de la CNDH ha logrado hacer avanzar las investigaciones a pesar de las denuncias reiteradas. La camioneta en que Hermelinda Tiburcio se traslada es ampliamente conocida en la región por lo que se infiere que no fue un descuido sino una clara advertencia.

Solicitamos a las autoridades judiciales de Guerrero, a la CNDH, a la Secretaría de Gobernación su expedita intervención para que las investigaciones se realicen hasta encontrar a los culpables.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.