menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Valor de los activos en las empresas en época de pandemia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Valor de los activos en las empresas en época de pandemia

28/10/2020

Por Mauricio Sáenz Azuela, Presidente del Comité Técnico Nacional de Finanzas Corporativas IMEF .

Es eminente que la situación actual provoque cambios en las empresas y negocios, y éstos sean en su mayoría negativos. Bajo este contexto, en el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas observamos que, en la mayoría de los negocios de producción de bienes, los crecimientos han sido negativos, nulos o muy bajos; en contraste, la mayoría de las empresas compuestas principalmente por valores intangibles, han aumentado su valor, ¿A qué se debe?, ¿Cómo es posible que las empresas que se dedican a producir bienes pierdan valor mientras que las distribuidoras de éstos, han crecido?

Podríamos citar infinidad de ejemplos, pero me referiré a la industria del vestido como muestra de lo que está pasando. Es evidente que hemos dejado de salir y reunirnos, tanto de forma profesional como social y mucha gente está trabajando desde casa. Por tal razón, hemos dejado de comprar este tipo de bienes; ahora no es tan importante la apariencia personal, ya que solo basta salir bien en un sistema de comunicación por pantalla y en caso de querer comprar alguna prenda, la mayoría lo adquiere por medio de una plataforma digital de e-commerce, ya que no es muy conveniente salir a un centro comercial arriesgando la salud.

Por esta situación, la industria del vestido ha dejado de vender. Los establecimientos como tiendas departamentales y locales comerciales han disminuido sus ventas; provocando problemas de pago con los arrendadores, además de un sin número de afectados directa e indirectamente dentro de las cadenas de suministro de este y de muchos otros sectores.

Sin embargo, vemos como las empresas que reparten los bienes comprados por medio de una plataforma digital, han incrementado sus ventas sustancialmente. Dichas empresas perciben ingresos por cobrar al maquilador o minorista de bienes, subir y vender sus productos a su plataforma, también ganan por cobrar una parte al que entrega el bien al usuario final. En muchos casos, los productos que venden estas plataformas no están en un almacén de su propiedad, simplemente conectan al productor, a quien realiza la entrega y al comprador. Muchas veces podemos encontrar bienes cuyo costo sea más barato en una plataforma que en un establecimiento.

Es importante entender que, al disminuir las ventas de un productor de bienes, es probable que éste necesite hacerse de capital para continuar operando, y por lo tanto pondrá a la venta algunos activos de su empresa, pero si esto le pasa también a todos los demás competidores, se generará una mayor oferta de maquinaria usada, considerando además la disminución de la demanda de estos objetos, lo que provocará una rebaja de los precios en el mediano plazo en la venta de la propia maquinaria usada.

En el sector inmobiliario, podemos ver que hay un cambio de cultura en el sector de oficinas, ya que muchas empresas están considerando establecer horarios escalonados con el fin de que sus colaboradores laboren más en casa que en oficinas, lo cual implica tener menores espacios y en vez de que la gente tenga un espacio permanente para trabajar, comparta un lugar de trabajo, generándose así una menor demanda de este tipo de espacios.

En consecuencia, es probable que la gente ahora busque casas o departamentos con mayores superficies, ya que estará más tiempo en casa, lo cual modificará su valor de mercado.

¿Qué pasará con el valor de las empresas?, en este caso hay que recordar que la valuación de una empresa depende de los resultados que arrojen sus estados financieros y de los índices de rendimiento y costo de capitales. Es evidente que encontraremos un bache en el comportamiento de estos datos en la mayoría de las empresas, su valor calculado ahora, dependerá de que el valuador considere el comportamiento de recuperación de cada sector, ya sea en U, V, W, L o algún otro.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.