menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Escasez, desastres naturales y pandemias: el futuro que ofrece nuestro modelo económico actual

COMPARTIR

···
menu-trigger

Escasez, desastres naturales y pandemias: el futuro que ofrece nuestro modelo económico actual

12/10/2020

Por Carlos Santillán , Presidente de la Convención Nacional IMEF 2020 .

Son claras las contradicciones del crecimiento que ha alcanzado la economía mundial: por un lado, se ha generado riqueza a niveles no vistos nunca antes, pero, por otro lado, enfrentamos pandemias, escasez de recursos, migraciones forzadas y concentración de monopolios y de riquezas personales.

Pero entonces, ¿está mal aspirar a crecer económicamente? ¿de qué nos sirve el crecimiento económico, si por las grietas de nuestro propio sistema económico y social se fugan o se pervierten sus beneficios?

Los desequilibrios que hemos provocado no sólo son éticamente reprobables: son muy riesgosos.

Para quien es buen observador, capaz de ignorar las estridencias de redes sociales, nuestro país -y el mundo- se encuentran inmersos en un serio debate sobre cómo impulsar el crecimiento, sin producir las contradicciones descritas. Naturalmente, hay muchas ideas al respecto, pero hay una central, unificadora, que no debemos dejar de lado, y esta es la de fomentar una sociedad que promueva la igualdad de oportunidades para todos; una economía incluyente que incorpore sosteniblemente las aspiraciones de todas las partes y actores sociales.

El IMEF está dando seguimiento a este debate y pronto le dará salida en su próxima Convención anual, cuyo eje temático es la economía incluyente, donde se expondrán soluciones y alternativas que actualmente se están discutiendo en el mundo, las cuales existen y se están poniendo en práctica con éxito

En este análisis está presente el tema de la pobreza que, según estudios del Banco Mundial, ha disminuido a nivel global, pero sería ingenuo -o perverso- estar satisfechos con los resultados. En realidad, la mejoría ha sido desigual, lo que ha provocado grandes migraciones, violencia generalizada y concentración de la marginación en ciertas zonas del mundo, sin que México sea la excepción. A esta problemática se suman el cambio climático, la falta de acceso a energía y al mundo digital, la marginación en el alcance de los servicios financieros, entre otros,

Bajo este contexto, cobra relevancia el mejoramiento de las métricas, tema en que el Banco Mundial, entre otras instituciones, concluyen que hay que complementar a los indicadores enfocados solamente al crecimiento económico, para que amplíen la noción de lo que significa ser pobre, en todas sus dimensiones

Solo desde esa perspectiva y con esas métricas complementarias será posible desarrollar y gestionar el conocimiento que permita que todas las personas se vean beneficiadas con la reducción de la pobreza

Ahora bien, es claro que para combatir a la pobreza se necesita fortalecer al crecimiento económico, además de un buen mecanismo de distribución de la riqueza; sin embargo, la calidad de cómo se crezca es clave y por ello la trascendencia del tema de la sostenibilidad del medio ambiente, que pese a ser añejo, aún no ha sido satisfactoriamente abordado. Los efectos negativos de su descuido se manifiestan cada vez más, y con mayor contundencia.

Prueba de ello es el impacto en la escasez de recursos naturales, en particular los no renovables, como el agua y los efectos en el cambio climático, básicamente como resultado de las emisiones de CO2, que están siendo devastadores para las sociedades. Toda la infraestructura no adecuada a ello, no resiliente, se convierte en inversiones que las naciones pierden ante los desastres naturales

Por otro lado, hay evidencia - que sugiere que la destrucción de la biodiversidad -tanto por la devastación de hábitats, como por el tráfico de animales silvestres, ha tenido mucho que ver con el brote de COVID19 y otras pandemias, con sus muy funestas consecuencias económicas y sociales.

Ante lo descrito, cabe preguntarse si estamos en un laberinto, si crecemos económicamente para padecer desastres.

Es momento de reflexionar sobre el impacto que ha tenido el modelo económico unipropósito, no incluyente, que ha prevalecido hasta la fecha, y exploremos otros modelos y prácticas, que los hay.

La Convención Nacional del IMEF, será el foro propicio para encontrar respuesta a tal disyuntiva. Más informes en www.imef.org.mx.

1. Del sitio web del WEF: "Forest loss could make diseases like COVID-19 more likely, according to study".

2. Del sitio web del FMCN: "Año 2050, después de las pandemias".

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.