menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Es la hora del gerente

COMPARTIR

···
menu-trigger

Es la hora del gerente

14/09/2020
Actualización 14/09/2020 - 5:50

Por Carlos G. Amtmann Ituarte , Consejero IMEF . camtmann@vencom.com.mx

Ser un coach y no un jefe hace la diferencia. Requiere una conversación significativa a la semana. ¿De qué? De metas y objetivos. Se vuelve una ongoing conversation (conversación continua), es platicar ¿cómo vas?

El gerente en la organización, es un integrante que debe conocer los ámbitos personal y profesional especialmente, las fortalezas que posee él y las personas a quienes dirige. Fortalezas, a desarrollar para ser excepcional en su trabajo y aportar mejoras encaminadas a abrir nuevos mercados. La clave es tener a un gerente interesado en el desarrollo de su gente.

Ese trabajo de detalle se puede aprender aún en días de trabajo remoto. Su seguimiento puede ser el pretexto para iniciar la nueva práctica, la de ser un buen coach para su gente y éstos, a su vez, de sus colaboradores.

Un buen gerente sabe qué les interesa en la vida y cómo van en su trabajo; su estancia en la empresa los puede llevar a satisfacer sus anhelos. Se interesa en su desarrollo personal que, junto con la apertura a recibir ideas, propiciará el crecimiento orgánico del negocio y de ahí, un caso de éxito mayor.

Si el gerente asesora a su personal semanalmente, no requiere una evaluación anual, pero sí la clásica evaluación de clima organizacional, basada en las siguientes doce cuestiones clave:

1. Saber qué se espera de mí en el trabajo.

2. Contar con los materiales y equipo para hacer bien mi trabajo.

3. Poder desarrollar dentro de las tareas de mi puesto, lo que destaca mis fortalezas personales.

4. Haber recibido en los últimos siete días un reconocimiento por mi trabajo.

5. Mi supervisor, o alguien en el trabajo, parece interesarse por mí como persona.

6. Hay alguien en el trabajo que se interesa por fomentar mi desarrollo.

7. En el trabajo, mis opiniones parecen ser tomadas en cuenta.

8. La misión, el propósito de mi empresa, me hace sentir que trabajo en algo importante.

9. Mis compañeros o socios están comprometidos con la calidad en el trabajo.

10. Tengo alguien que es mi mejor amigo del trabajo.

11. En los últimos seis meses alguien en el trabajo ha hablado acerca de mi progreso.

12. Este año en el trabajo he tenido oportunidades para aprender y crecer.

Estos doce elementos proporcionan un descripción comprensiva y concisa de lo que lleva a tener una organización productiva, involucrada y comprometida con el desarrollo de su cultura.

Corolario: Tener un diálogo semanal, para mostrar interés en las fortalezas de la persona, requiere un texto, un tema de desarrollo. Todos nos estamos endeudando, si no financieramente, al menos tenemos una deuda con las empresas a las que debemos nuestro tiempo y por ello es momento de idear mejoras, generar proyectos que vinculen más al cliente con innovadores servicios, auxiliándonos de metodologías ya existentes, como los 12 pasos del Project Management Institute, el cual permite generar ideas de mejora y destacar al descubrir y ejercitar nuestras fortalezas, tan importantes y necesarias hoy en día.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.