Una cincuentañera rejuvenecida
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Una cincuentañera rejuvenecida

COMPARTIR

···
menu-trigger

Una cincuentañera rejuvenecida

07/02/2020

Esta semana, Yarla Covarrubias terminó su segundo periodo al frente de la Asociación Femenil de Ejecutivas de Empresas Turísticas, conocida simplemente por su acrónimo: AFEET, por lo que pasó la estafeta a su sucesora en la presidencia de este organismo, Brenda Alonso Enríquez.

En la AFEET los periodos son cortos, supongo que a las presidentas les falta tiempo, pero son las reglas y hay que respetarlas.

Covarrubias hizo una gestión sobresaliente en los dos años que dirigió este organismo, pero en realidad la historia de renovación de esta longeva agrupación no comenzó hace un par de años, sino cuatro, cuando Carmen Torreblanca fue nombrada presidenta.

Torreblanca sentó las bases para la modernización de la AFEET y luego le dio la batuta a Covarrubias, quien supo continuar lo que en realidad habían comenzado juntas.

Ambas, Carmen y Yarla, se empeñaron desde el principio en inyectarle nuevos bríos a este organismo femenil del sector turístico y sobradamente lo lograron en sus gestiones que estuvieron encaminadas a contribuir al fortalecimiento de la industria turística, tanto en el modelo antiguo como en el nuevo de la actual administración federal, donde la visión es muy diferente a la óptica de pasados gobiernos.

Del trabajo realizado por Covarrubias durante sus dos periodos sucesivos destacan las siguientes acciones: incrementó la cantidad de socias inscritas activas; y sus capítulos filiales aumentaron 38 por ciento tan sólo en el último año.

Pero más allá de haber hecho crecer su membresía, tal vez una de las acciones más importantes y trascendentes fue poner la mira en llevar a la agrupación pasando las fronteras, no en cuanto a establecer capítulos en otros países, sino a formar parte de organismos globales de la máxima importancia.

Y con esto me refiero a que hoy la AFEET es miembro afiliado de la Organización Mundial de Turismo (OMT), que –a su vez– es un organismo de la Organización de Naciones Unidas (ONU), membresía que le fue ratificada recientemente a la agrupación.

Hoy su campo de acción es más amplio y se basa en tres ejes: networking, capacitación y responsabilidad social. Con esta estructura busca, según afirmó: “vincular a las ejecutivas y empresarias del sector, que forman parte de la cadena de valor de esta industria”.

Y, a su vez, esta vinculación tiene por objetivo impulsar la cooperación y la unión entre las propias socias, pero sin olvidar la visión de hacer negocio tanto a nivel personal como para las empresas de las que forman parte y que, en muchas ocasiones, representan o dirigen.

Esta asociación está cercana a cumplir su primer medio siglo de vida y, podríamos decir, apenas tiene cuatro años de plena consolidación y crecimiento sustancial, además de expansión internacional.

Porque no es nada más hoy formar parte de la OMT, sino que también ya tiene en sus filas ejecutivas y empresarias de España, Reino Unido, Alemania, Brasil y Estados Unidos, entre otras naciones, y de muchos giros de negocio del ramo turísticos, desde hoteleras hasta agencias de viaje, pasando por operadoras. También hay que mencionar que reclutan a periodistas de medios especializados en turismo.

Yarla Covarrubias es una destacada ejecutiva que trabaja muy de cerca desde hace años con Alejandro Zozaya, líder de Apple Leisure Group; y con Gonzalo del Peón, director de AMResorts, el brazo hotelero de ALG, además de tener su propia empresa de relaciones públicas; por su parte, Brenda es country manager de SGMobile México, a quien le tocará festejar el cumpleaños de una cincuentona muy rejuvenecida.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.