Mérida, una de las mejores ciudades del mundo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mérida, una de las mejores ciudades del mundo

COMPARTIR

···

Mérida, una de las mejores ciudades del mundo

11/10/2019
Actualización 11/10/2019 - 15:01

Conocí Mérida a principios de 1991, cuando Víctor Manzanilla Schaffer era el gobernador de Yucatán y estaba a la mitad de su mandato. En esos días, en el aire político se respiraba el rumor de que no terminaría su sexenio y que su caída era cuestión de días.

En la revista donde entonces trabajaba me encargaron un reportaje sobre el tema y lo primero que hice fue una lista de los posibles sucesores y comencé a entrevistarlos, razón por la que viajé a Mérida.

A los ojos de quien ve una ciudad por primera vez, me pareció un lugar sorprendente por varias razones: la limpieza de sus calles, la belleza de su arquitectura, lo soberbio de su historia, el lujo desbordado de su avenida principal, la lentitud de sus horas, lo seductor de sus noches bohemias, su música, su lluvia de agua caliente, la tranquilidad cotidiana, la amabilidad de su gente, su acento al hablar, su peculiar vestimenta diseñada para vencer al clima tan caluroso, y lo explosivo de su comida, donde un platillo resulta particularmente delicado y delicioso: los papadzules, de los que, hasta la fecha, soy fan.

Era como haber aterrizado en un país diferente, donde me quedó muy claro aquello de que no existe uno, sino varios México. Y, ni qué dudarlo, había llegado a otro México, muy diferente del que conocía.

En Mérida encontré a todos los personajes de mi lista, menos a uno: a la senadora Dulce María Sauri; tuve que regresar a la Ciudad de México para entrevistarla.

A mediados de febrero de ese año viajé a La Habana para, por otras razones, encontrarme con el embajador de México en Cuba, Mario Moya Palencia. De regreso, el avión hizo escala en Mérida y un pasajero que abordó ahí se sentó a mi lado con un periódico local que destacaba en sus ocho columnas que Manzanilla había presentado su renunciado al cargo y la senadora Sauri lo había sustituido.

Aterricé en el DF y a la siguiente mañana tomé otro avión a Mérida para entrevistarla, ahora ya como gobernadora interina. Sin cita previa, me presenté en el Palacio de Gobierno donde en una enorme sala de espera con muebles antiguos había alguien detrás de un escritorio, donde los aspirantes a una audiencia con la nueva mandataria se anotaban esperando ser recibidos. Escribí mi nombre, mi asunto y, cargado de paciencia, me senté al lado de decenas de hombres y mujeres que también esperaban. La mayoría eran mayas, vestidos con su ropa típica, que llegaban en grandes contingentes que abarrotaban también los pasillos.

Aquello era como lo había visto en las películas que dan cuenta de los años de esplendor económico local gracias al henequén en el siglo XIX, la solemnidad del poder concentrado en una sola persona, el tributo silencioso al nuevo líder, al que, no obstante, era posible ver por unos minutos con tan sólo anotarse en un papel. El reloj caminaba lento y pasó una hora, dos horas y cuando se cumplió la tercera, entendí que ese día no sería posible y decidí irme.

Pasos adelante, ya en el pasillo, me alcanzó una muchacha para decirme que no me fuera, que la gobernadora me invitaba a comer. Y así sucedió, solos los dos, comida en la que descubrí cómo es el poder detrás de la puerta de la sala de espera. Sí, Yucatán era un México diferente, tan bello, tan único, tan otro en sus costumbres.

Desde entonces he regresado varias veces a Mérida y siempre me emociona hacerlo, porque es una ciudad que seduce a cualquiera. Por todo esto no me extrañó que hace unos días los lectores de la revista Condé Nast Traveler —una de las publicaciones especializadas en viajes más importantes del mundo— la eligieran como “La mejor ciudad pequeña del mundo” (fuera de Estados Unidos), y como la segunda en esta categoría fuera de Reino Unido.

Paralelamente, el Hotel Hacienda Temozón —ubicado en las afueras de Mérida— obtuvo la tercera posición entre los mejores hoteles de México.

Esta elección de los habituales lectores de Condé Nast no es casual. Además de todas sus maravillas, la capital de Yucatán está catalogada como una de las metrópolis más seguras del país y también del continente, en la que destaca un factor que la hace envidiable: la calidad de vida de que disfrutan sus habitantes, y eso se transmite a quienes la visitan.

Pero también hay otro elemento que hace notar su actual secretaria de Turismo, Michelle Fridman, la intensa promoción que han hecho en diversos mercados, porque su estado ofrece algo para cada tipo de viajero. Y lo han sabido hacer.

Sin duda, Mérida se merece este reconocimiento que, como afirman las autoridades locales, “traerá grandes beneficios al destino en derrama económica derivada de la promoción turística directa que este nombramiento otorga”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.