Los restaurantes y su aportación económica
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los restaurantes y su aportación económica

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los restaurantes y su aportación económica

17/01/2020

Para que un destino turístico exitoso se mantenga en la cima y vigente, debe renovarse constantemente, tanto con infraestructura nueva, como con la creación de novedosos productos que eviten que con el tiempo se convierta en un sitio viejo y monótono, lejos de las expectativas y demandas de los turistas que, también, evolucionan de una manera cada vez más veloz.

Pero digamos que un destino es un macro universo dentro del cual hay universos más pequeños, como hoteles, centros comerciales, parques temáticos o acuáticos, por citar algunos, que de la misma forma también tienen que mantenerse en cíclica renovación.

Un renglón permanente de cambio de piel para los hoteles es, por ejemplo, su oferta gastronómica. Las modas pasan, las tendencias viran y lo endeble tiene pronta fecha de caducidad, así que los gerentes deben estar muy atentos a los gustos actualizados de su clientela.

Así tenemos que el mes pasado, en el mismo día, en la Ciudad de México dos familias hoteleras inauguraron sendos restaurantes. El primero es A la Parrilla, ubicado junto al lobby de uno de los hoteles ya clásicos de la Ciudad de México: el Marquis Reforma.

En la apertura estuvieron presentes los propietarios, don José Kalach y su hijo Rafael, quienes invirtieron nueve millones de pesos en la creación del nuevo restaurante, con el que, además, generaron 80 empleos directos.

Un par de horas después, la familia Cosío Pando hizo lo propio al inaugurar en el antiguo Frontón México el restaurante Zesta Punta, nombre que hace referencia a lo que siempre hemos conocido como Jai alai, deporte que tradicionalmente se ha practicado en ese recinto también ya legendario de la metrópoli.

Actualmente, el Frontón México está convertido en una gran centro de entretenimiento, al cual le hacía falta un buen restaurante para complementar su menú de servicios, tanto en la temporada en que hay juegos, como en los meses en que los pelotaris descansan.

Supongo que por esta razón fue que la familia Cosío Pando, propietarios de la cadena de hoteles Brisas, decidieron invertir alrededor de 24 millones de pesos para crear el Zesta Punta, apertura en la que estuvieron presentes los ingenieros Antonio Cosío Ariño, presidente de Grupo Brisas, y su hijo Antonio Cosío Pando, vicepresidente.

Con este nuevo establecimiento culinario, los empleos creados ascienden a cincuenta directos y el triple de indirectos. Pero esto es solamente parte del proceso de crecimiento del Frontón como centro de entretenimiento, al cual se añadirán la construcción de una terraza en la parte superior del inmueble, estilo de restaurante-bar se ha puesto de moda, con mucho éxito, alrededor de la explanada del Monumento a la Revolución; así como un aledaño hotel boutique, proyecto que ya camina, entre otros atractivos.

La importancia económica de la industria restaurantera no es menor, es relevante no solo para el sector turístico, sino también para la economía del país por lo que aporta en inversiones, derrama económica y creación de empleos.

De acuerdo con datos oficiales, representa el 2 por ciento del Producto Interno Bruto nacional y el quince por ciento del PIB turístico, además de ser la segunda rama económica en generación de plazas laborales.

Las unidades económicas de alimentos y bebidas como actividades conexas de la industria turística llegan a 195 mil 817 empresas, mismas que emplean a 840 mil trabajadores y, en cuanto a dinero, los restaurantes, bares y centros nocturnos en 2017 (dato más reciente) contribuyeron con 223 mil millones de pesos. Y aquí no estamos hablando de lo que comieron y bebieron los visitantes, sino del consumo nacional cotidiano.

Porque, por su parte, los viajeros que llegaron al país, junto con los mexicanos que viajaron por México, gastaron 349 mil 458 millones de pesos, de los cuales 107 mil 460 fueron aportados por los turistas extranjeros.

Así que cada vez que vea que cerca de su oficina o casa están abriendo un nuevo restaurante, alégrese, porque no únicamente tendrá una nueva opción para variar su dieta, sino piense en lo que aporta a la economía del país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.