Llama Miguel Quintana a apoyar a quien gane las elecciones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Llama Miguel Quintana a apoyar a quien gane las elecciones

COMPARTIR

···

Llama Miguel Quintana a apoyar a quien gane las elecciones

22/06/2018
Actualización 22/06/2018 - 14:25

Ya hemos comentado en este espacio cómo varios de los empresarios más poderosos de México han dirigido a sus miles de empleados cartas o videos en los que los conminan a no votar por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales del próximo 1 de julio.

También hicimos mención del mensaje que, más mesurado, aunque un tanto ambiguo, recientemente hizo a sus trabajadores Julián Balbuena, presidente del Consejo de Administración del Grupo Best Day Travel, en el que más que nada trata de convencerlos de no caer en el abstencionismo, para lo cual les ofrece premios a quienes al día siguiente demuestren que fueron a votar.

Ahora hay que sumar a esta lista el discurso que antier pronunció el presidente del Grupo Experiencias Xcaret, Miguel Quintana Pali, no porque trate de llevar agua al molino de alguno de los candidatos presidenciales, sino porque en el contexto de unos comicios históricos, dibuja cuál es el país que desea, haciéndose eco de lo que muchos mexicanos queremos, y realizando un llamado a apoyar a quienes resulten ganadores en la jornada electoral ya inminente.

Su discurso se llama: 'El México que yo sueño', y este título irremediablemente remite al más famoso de los discursos de Martin Luther King, pronunciado hace 55 años: 'I have a dream', en el marco de la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos de los años 60 del siglo pasado.

Siempre se ha dicho que este célebre discurso de Luther King sirvió de inspiración para la también famosa arenga de Luis Donaldo Colosio durante la celebración del aniversario 65 del PRI, cuando ya era candidato a la presidencia de la República, en marzo de 1994.

Quintana Pali es uno de los más respetados empresarios de la industria turística nacional y de la iniciativa privada en general, que no gusta de los reflectores y rara vez se aleja de su bajo perfil mediático, entorno que hace que llame más la atención este mensaje que inicia así: “El México que yo sueño es un país pujante, justo, estable y seguro, que brinda, a todos por igual, oportunidades de desarrollo y prosperidad”.

Cada párrafo comienza con la premisa del título, para enseguida describir la utopía por la que convoca a trabajar. Un México sin corrupción ni inseguridad, donde se respeta el Estado de derecho, que a todos protege, pero también a todos obliga.

Donde somos solidarios con nuestro país, valoramos la calidad de lo que aquí se produce y lo consumimos preferentemente, y donde a las comunidades vulnerables se les brinde oportunidades para generar esquemas productivos que les garanticen independencia económica.

Un México donde se conservan nuestras costumbres y tradiciones, se preserva el patrimonio cultural y lo difundimos con orgullo. En el que aprovechamos racionalmente los recursos naturales y aseguramos la conservación de los ecosistemas, porque en la naturaleza no hay premios ni castigos, hay consecuencias.

Un país donde hay educación y capacitación de calidad, accesible para todos. Sueña con una nación progresista, que tiende puentes, hace alianzas estratégicas y reformas de fondo. Que vive la mejora y actualización de sus leyes y reglamentos, licita concesiones y promueve la inversión a nivel global, porque es el uso de la riqueza lo que genera riqueza, no su propiedad.

Añade que el México que sueña tiene todo lo que él, sus socios y su equipo, en Experiencias Xcaret, han construido a lo largo de casi treinta años y que procuran contagiar a todos a su alrededor.

Afirma estar convencido de que unidos los mexicanos podemos reinventar nuestro país y transformarlo en uno completamente renovado, que rinda homenaje a su pasado, consolide su presente y siembre su futuro.

El discurso de Quintana Pali finaliza con estos dos párrafos: “Dentro de unos días se decide el futuro de nuestro país. Tenemos que apoyar a quienes resulten electos y brindarles todo nuestro respaldo para seguir creciendo sólidamente, y guiarlos sin titubeos para nunca perder el rumbo. México no somos nosotros ni ellos, somos todos los mexicanos.

“Depositemos nuestra confianza en este país incansable y noble e incrementemos el orgullo de ser mexicanos. Trabajemos juntos por un México preparado, próspero, sostenible, sano, justo y en paz”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.