El turismo de reuniones se prepara para el futuro
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El turismo de reuniones se prepara para el futuro

COMPARTIR

···
menu-trigger

El turismo de reuniones se prepara para el futuro

29/05/2020
Actualización 29/05/2020 - 14:06

La industria del turismo es uno de los sectores de la economía que más ha sido afectada por la paralización de actividades debido al coronavirus Covid-19, tanto en México como en el resto del mundo.

Con la orden generalizada de confinamiento y el cierre de muchas fronteras, la mayoría de los aviones se encuentran en tierra y los hoteles cerrados, al igual que restaurantes, bares, centros de diversión y centros de convenciones, entre muchos otros servicios que se prestan en la actividad turística.

Todos los segmentos turísticos han sido dañados. Pero hay uno en particular, que por la propia esencia de su actividad: reunir a decenas, ciento o hasta miles de personas en un recinto cerrado, se mira como al final de la fila de quienes podrán ir reiniciando operaciones una vez que la pandemia amaine.

Todavía es temprano para cuantificar el tamaño del golpe que este rubro sufrirá, pero ya se comienzan a hacer estimaciones de cómo va. Una de ellas se acaba de publicar en el Portal Estratégico de Información de la Industria de Reuniones en México (PEIIR), en un informe que corresponde a los resultados de una encuesta sobre percepciones y expectativas que se aplicó para evaluar lo sucedido durante marzo y abril del presente año por los efectos del Covid-19.

Aunque el documento no precisa cuánta gente fue encuestada, el PEIIR afirma que “se alimenta de la información recabada a partir de encuestas periódicas a los actores de la cadena de valor de la Industria de Reuniones en México”, y entre sus resultados más relevantes se encuentran datos como que en el segundo bimestre de 2020 la actividad de reuniones disminuyó 46 por ciento, comparado con el mismo periodo del año pasado. Hay que tener en cuenta que el primer caso oficial de esta enfermedad se registró en nuestro país el 28 de febrero.

De acuerdo con el estudio, se trata del peor desempeño para un bimestre desde que se realiza este registro: 91 por ciento de los actores reportan peores resultado que en marzo-abril de 2019; 86 por ciento, peores resultados que en enero-febrero pasados; y 74 por ciento anticipa que mayo-junio próximo será peor o mucho peor que el bimestre en cuestión.

Tratando de ver hacia el futuro, en cuanto a la reactivación y recuperación de esta actividad, la encuesta sostiene: “Congruente con otros estudios, la industria considera que el mercado doméstico se reactivará a partir de agosto y septiembre; mientras que el internacional lo hará a partir de noviembre. Los congresos se reactivarán en septiembre, las convenciones en noviembre y enero (2021), los incentivos en enero y las ferias y exposiciones en marzo (2021). Se recuperarán los niveles que se tenían previos a la pandemia a partir del segundo trimestre del 2021”.

Este portal, que es una iniciativa de dos empresas: STA Consultores y Global Meetings and Tourism Specialists, donde participan personajes destacados de la industria de reuniones, sostiene que al preguntar si se están preparando, tanto en lo personal como en su empresa, para cuando regrese la actividad, un tres por ciento respondió que no; otro tres por ciento dijo que aún lo está evaluando; y el restante 94 por ciento contestó positivamente.

Ahora bien, ¿qué medidas está implementando al respecto esta gran mayoría? Básicamente son diez acciones, que van desde protocolos de sanidad entre los colaboradores, proveedores y clientes para garantizar seguridad y confianza; hasta campañas de comunicación continua con los clientes para “seguir a la vista del cliente”.

Las otras son reajustes en el aforo y montaje de los eventos para adaptarse a la nueva normalidad; diseño de nuevos estándares y servicios tecnológicos para realizar eventos de manera virtual; seguimiento de las acciones que planean llevar a cabo los demás actores de la industria, para conocer sus estrategias y protocolos; diseño de estrategias de mercadeo acordes al cambio de tendencias y hábitos de consumo que se están dando; redefinición del presupuesto de las empresas, incluyendo la consulta de fuentes de financiamiento; y capacitaciones y actualizaciones académicas y de tendencias en línea, como webinars, cursos, reuniones y certificaciones.

Por último, alianzas con socios comerciales para reactivar la economía del sector a la mayor brevedad; y estrategias conjuntas con actores del sector y en coordinación con los gobiernos locales y estatales.

Es bueno ver que en este segmento trabajan desde ahora para lo que viene, esperemos a ver si el futuro será como hoy lo tratamos de imaginar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.