No saben ser oposición
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No saben ser oposición

COMPARTIR

···
menu-trigger

No saben ser oposición

17/01/2019
Actualización 17/01/2019 - 12:49

Desde que Cuauhtémoc Cárdenas ganó la Jefatura de Gobierno del entonces Distrito Federal en 1997 fue claro que al PRI le falta el gen de la oposición en su ADN.

A pesar de que tenían el gobierno federal con el presidente Ernesto Zedillo, el PRI no alcanzó a dar el paso como oposición y de hecho nunca más volvió a ser un partido representativo en la ciudad, donde perdió casi por completo su estructura.

Así continuaron en los distintos gobiernos en que se han convertido en oposición y en muchos de ellos, como en Baja California o Guanajuato, no han logrado regresar al poder.

Cuando ganó Vicente Fox la presidencia de la República, en la LVIII Legislatura el PRI tenía la mayoría en el Senado con 59 senadores y el PAN, 47; mientras que en Diputados, el PRI, 209 y el PAN, 206.

Y fue ahí donde, entre tropiezos por su nueva situación, empezaron a valorar las mieles de ser la primera minoría y volverse muy poderosos. El coordinador en el Senado era Enrique Jackson y en Diputados, Beatriz Paredes Rangel.

A esta fortaleza de primera minoría, con la habilidad de políticos como Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa le sacaron un verdadero provecho los priistas, quienes lograron hacer de la presidencia de la Junta de Coordinación Política casi una vicepresidencia.

Pero si no saben ser oposición, tampoco saben defender en muchas ocasiones a sus militantes y si no que le pregunten al exprocurador Raúl Cervantes, quién sufrió los calificativos de fiscal carnal y prefirió renunciar al cargo.

Pero ahora, con una oposición, en general, muy diezmada, el PRI demuestra una vez más su gran facultad de apoyar al gobierno, que al parecer esa sí es parte de su ADN.

Y después de que golpearon tan fuerte a su entonces procurador, que sólo quedó en encargado de despacho, los priistas decidieron apoyar a Morena ayer en la aprobación del listado de 10 personas que se enviará al Ejecutivo para que regrese una terna y se elija al fiscal general.

En ese listado se encuentra Alejandro Gertz Manero, quien tiene muchísimas posibilidades de pasar de encargado de la Procuraduría General de la República a fiscal general, que es la razón por la que la oposición acusó a Raúl Cervantes de querer convertirse en fiscal carnal.

Y en una demostración más de su falta de oficio como oposición, el PRI le dio los votos que le hacían falta a Morena para aprobar la Guardia Nacional.

El apoyo para la votación en lo general del dictamen fue total, ya que de los 47 diputados priistas 42 votaron a favor y los otros cinco estuvieron ausentes.

Todavía Morena tuvo un voto diferenciado ya que hubo tres abstenciones, las de las diputadas Tatiana Clouthier y Lidia García Anaya y la del diputado Hugo Rafael Ruiz; de los aliados, el PES tuvo una abstención de Ernesto D’Alessio.

Con el voto del tricolor, Morena logró los 362 votos a favor para aprobar en lo general el dictamen de esta reforma constitucional, que pasará al Senado de la República y después a las legislaturas locales.

Si bien el PRI sobrevivió en la oposición dos sexenios, ahora le costará más trabajo, ya que en Morena a diferencia del PAN, saben apropiarse de las estructuras territoriales y les puede pasar lo mismo que en la Ciudad de México, donde pasaron a ser uno más de la ‘chiquillada’.

Además, ahora son una fuerza muy poco representativa en el Congreso, por lo que es imposible que su apoyo a Morena les dé poder.

Quizá ahora sí, estamos frente a la muerte del dinosaurio que, al parecer, llega a sus 90 años con una enfermedad terminal.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.