López Obrador como el niño Jesús
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

López Obrador como el niño Jesús

COMPARTIR

···
menu-trigger

López Obrador como el niño Jesús

20/12/2018
Actualización 20/12/2018 - 14:33

Acorde con la temporada, el presidente del Senado, Martí Batres, realizó un ominoso evento de culto a la personalidad de su jefe. Superó a Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados, quien llamó al presidente López Obrador “un personaje místico, un cruzado, un iluminado”. Para Batres es mucho más, es el Niño Dios de la cuarta transformación.

Y en este rápido andar de la 4T, hoy se sumó la senadora Sasil de León a los elogios desmedidos al primer mandatario, y por ahí aprovechó para acusar de “Huertistas de la Modernidad” a los opositores.

Al igual que Muñoz Ledo, Batres utilizó su cuenta de Twitter para quedar bien con su jefe mediante fotografías, en las que se le ve arrullando a un Niño Dios con la cara y el peinado del jefe del Ejecutivo. Sin duda, se ganaría el premio al más abyecto, si la coordinadora del PES en el Senado, Sasil de León, no hubiera dedicado el 90 por ciento de su discurso al presidente López Obrador, en lugar de hablar de quien recibió la medalla Belisario Domínguez, Carlos Payán.

Batres sabe que será recompensado. No en vano el actual presidente dijo en campaña: “¡Detente enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo”. Incluso, de manera sesgada, se había comparado con Jesucristo, como hizo el 29 de marzo pasado:

“Soy un seguidor de la vida y de la obra de Jesucristo. Porque Jesucristo luchó en su tiempo por los pobres, por los humildes. Por eso lo persiguieron los poderosos de su época. Entonces soy en ese sentido un creyente. Tengo mucho amor, lo digo de manera sincera, por el pueblo”.

Pero el presidente de la República también fue comparado con el defensor histórico de la libertad de expresión, Belisario Domínguez, cuando la senadora del PES señaló: “Ay Belisario, cuánto anhelaba el pueblo de México tu regreso. Tú necedad, tu perseverancia, tu terquedad, tu valentía y tu espíritu están hoy vigentes en usted señor presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Andrés Manuel López Obrador”.

Juzgue el lector sin prejuicios el significado y alcance de las palabras de los legisladores y prepárese para lo que viene. Muñoz Ledo, Batres y De León son sólo el principio.

El Paquete Económico fue bien calificado por los especialistas; sin embargo, la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) presenta algunos conceptos optimistas que nos hacen dudar de su viabilidad; y aunado a ello, los diputados de Morena se sacaron de la chistera 23 mil 768 millones de pesos más.

Entre los ingresos que parecen estar sobreestimados está el crecimiento del IEPS en 23 por ciento en términos reales, pero para lograrlo se tendría que mantener el tipo de cambio.

Además de que se contempla que el costo fiscal de la desgravación en la zona fronteriza sólo costará 40 mil millones de pesos, lo cual es muy complicado, sobre todo porque este tipo de políticas provocan elusión; claro que como ya fuimos convocados a pagar contribuciones en lugar de impuestos hay fuertes posibilidades de que los mexicanos cumplan con gusto con sus obligaciones.

Otro punto que no parece basado en la realidad es el hecho de que los ingresos petroleros crezcan uno por ciento real, cuando se considera una menor plataforma de exportación y un precio del petróleo más bajo que en 2018.

El actual gobierno cumplió en el hecho de no imponer nuevas contribuciones o incremento de tasas en la LIF, lo que dificulta entender de dónde salen más recursos para 2019.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.