La triple negociación de los maestros
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La triple negociación de los maestros

COMPARTIR

···

La triple negociación de los maestros

01/02/2019
Actualización 01/02/2019 - 12:50

Una vez más la CNTE mantiene en vilo al gobierno de Michoacán, pero esta situación, que no es nueva, se mantendrá al infinito si no se resuelven los problemas estructurales que la originaron.

Seguros de su fuerza, los maestros levantan los plantones de las vías férreas sin prisa, total sólo han provocado un costo de mil millones de pesos diarios a la economía mexicana y llegan dos horas tarde a las negociaciones con las autoridades estatales y federales porque deben esperarlos.

Pero detrás de todo esto hay un mal manejo por parte de los gobiernos federal y estatales, no sólo con la CNTE sino también con el SNTE; de hecho, desde noviembre pasado, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, decidió regresar la educación al gobierno de Enrique Peña, al manifestar su imposibilidad de pagar al magisterio.

Desde esa fecha se dio a conocer que la totalidad de recursos que requería la Secretaría de Educación estatal para finalizar 2018 eran dos mil 911 millones 278 mil 103 pesos, para pagar los bonos vencidos de 2017 y de 2018, así como los bonos por vencer de 2018 y la nómina para las quincenas 19 a 24 del año pasado.

El tiempo pasó y una vez más el problema reventó, no sólo al dejar a los niños sin clases, sino también porque detuvieron el trasporte férreo en buena parte del país.

Pero qué ha pasado desde 1992, cuando se firmó el Acuerdo para la Modernización de la Educación Básica y Normal y que fue modificado en 2014.

Para el gobierno de Aureoles las etapas del desequilibrio estructural en la educación se entienden si se considera que en 1992, cuando se dio la descentralización de la educación básica, el apoyo por parte de Michoacán a este rubro era de 9.6 por ciento, pero en 2012 se incrementó a 36.59 por ciento.

Entre las causas estructurales de este problema está la doble negociación laboral, ya que a partir de 1992 se estableció un doble mecanismo de revisión salarial: la central al SEP-SNTE para la revisión de incrementos salariales y de prestaciones en general, y la que cada gobierno estatal tuvo que concretar con las secciones sindicales del SNTE.

Y en el caso de Michoacán se dio una tercera negociación con la CNTE, en la que por cierto también participaban las autoridades federales debido al alto costo social, político y económico de las movilizaciones y a la decisión de no actuar legalmente por parte de los gobiernos.

Esta situación provocó un enorme desequilibrio en las finanzas del estado, que depende en un 96 por ciento de las participaciones federales.

Y el otro, es el denominado Apoyo a Cierres, que es una partida que se ha utilizado en la negociación laboral y que su entrega ha obedecido a la presión que ejercen las organizaciones sindicales en la negociación laboral en la Ciudad de México.

Estos acuerdos cupulares celebrados con la participación de las secretarías de Gobernación y de Educación Pública, han otorgado plazas y prestaciones adicionales, tanto en el sistema federal como significativamente en el originalmente estatal, con su respectivo costo.

Si continúa el chantaje no habrá dinero suficiente.

***

El magistrado Felipe Fuentes Barrera, al conducir su primera sesión como presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, propuso construir criterios que generen mayor certeza y estabilidad, en un diálogo permanente, respetuoso y transparente, porque la diversidad de criterios jurídicos al interior del TEPJF se traducirán en mejores sentencias que fortalecerán la institución y la democracia, valores que en este momento el país requiere.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.