¿Hasta cuándo?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Hasta cuándo?

COMPARTIR

···

¿Hasta cuándo?

14/01/2019
Actualización 14/01/2019 - 12:58

Una gran y quizá hasta terrible duda se mantiene en la mente de muchos ciudadanos de 10 estados del país: ¿cuándo se acabará el desabasto de gasolina? y responder a esa pregunta, creo que ni Moni Vidente.

Si los gobernadores no tienen idea, mucho menos los simples ciudadanos que hasta ahora desconocemos desde ¿cuál es plan para acabar con el huachicol?, hasta ¿por qué el desabasto ya no se llama así?

Lo más preocupante de las noticias de ayer, para quienes consideramos que el racionamiento por parte de un gobierno es una actitud que afecta las libertades individuales, fue la conferencia de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien retoma una propuesta de redes sociales para cargar gasolina.

En esa propuesta piden el apoyo de la ciudadanía para surtir gasolina de acuerdo con el engomado para verificar el vehículo; a esto una pregunta: ¿y si por alguna razón tengo que llevar diariamente a un paciente a un hospital por un tratamiento y gasto mucha gasolina por la lejanía, tendré que llevar cargando a mi paciente? Sólo es una duda de muchísimas que surgen.

Y también informan que la verificación de los autos con engomado amarillo se ampliará por 15 días, hasta el 15 de marzo, ¿esto quiere decir que seguiremos con poca gasolina hasta marzo?

Imposible saberlo, porque nuestra representante popular sólo señaló que “continuamos en coordinación con Petróleos Mexicanos para mejorar la distribución de gasolina y diésel en la Ciudad de México, solidarios con su estrategia de combate al robo de combustible y contra la corrupción, a fin de que el servicio de distribución se reestablezca en el menor plazo posible”.

Y mientras, la situación en Jalisco es bastante diferente.

El gobernador Enrique Alfaro tuiteó: “El @GobiernoMX decidió cambiar el sistema de distribución para combatir el robo de combustibles; decisión que respaldamos pero que se ha ejecutado sin estrategia, sin medidas preventivas y sin socializar con las autoridades que pudimos ayudar a mitigar las graves consecuencias.

“Basta de que el gobierno federal y Pemex no den la cara ni hablen con la verdad, ya basta de decisiones unilaterales y que actúen como si los estados, los municipios y las instituciones no existieran. Jalisco no merece ese trato. Exigimos que nos digan cuándo y cómo van a resolver el abasto que hoy afecta la vida económica del estado, la cotidianidad y el bolsillo de los jaliscienses”.

Los ciudadanos de la Ciudad de México mantendremos la esperanza de que el gobierno federal le informe al de Jalisco ya que nadie pedirá explicaciones por nosotros.

Y de verdad, también en redes sociales llevan tiempo con memes en los que se pide que, para acabar con la diabetes y la obesidad, se cierren las torterías, taquerías y las grandes empresas como Bimbo o Sabritas.

Creo que no es una mala idea, siendo que hay cifras que señalan que en México 12 millones de personas viven con este padecimiento y que sólo la diabetes mellitus tipo 2 tuvo un costo en 2013 de 362 mil 860 millones de pesos, equivalente a 2.25 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de ese mismo año. Qué mejor que la suspensión de las libertades para resolver los problemas.

En el 2000, cuando ganó la elección Vicente Fox, nos tocó ver un cristo cuando rindió protesta; ayer leímos el artículo de la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller, en el semanario Desde la Fe.

Pero como me comentó un respetado funcionario: “la naturaleza del Estado laico es no pronunciarse religiosamente, para permitir la libertad de los que creen y los que no creen. Ellos son conservadores y por eso se aliaron con el PES. No es casual”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.