Habrá reconciliación
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Habrá reconciliación

COMPARTIR

···

Habrá reconciliación

01/04/2019
Actualización 01/04/2019 - 14:16

Desde campaña nos quedó claro que el presidente Andrés Manuel López Obrador tenía entre sus objetivos trascender en la historia de nuestro país.

Y en un acomodo exacto de las cosas, le tocan precisamente en su sexenio los 500 años de la Conquista de México y los 200 de la Independencia y de alguna forma considera que tiene que iniciarse un proceso de reconciliación con los pueblos originarios, como una forma de cambiar nuestra historia.

Y a partir de ahí viene la historia de la muy conocida, y poco reconocida por el gobierno en su redacción original, carta que envió México a Felipe VI, rey de España, para que participe en un acto de alto nivel para ofrecer disculpas públicas durante la Conquista y el periodo colonial.

Hay quienes aseguran que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, desconocía la carta, argumento totalmente inválido, ya que fue entregada personalmente en el Palacio de Zarzuela a través de un emisario directo de la Cancillería.

Ya se había comentado este asunto con el presidente de España, Pedro Sánchez, desde su visita a México en la toma de posesión de López Obrador, en el marco de las actividades que se llevarán a cabo por los 500 años de la Conquista, pero todo nos hace suponer que la propuesta no gustó a los españoles, quienes después de recibir la carta, decidieron hacer público el tema, según aseguran fuentes mexicanas.

Ya que México esperaba darlo a conocer cuando estuviera la respuesta epistolar española, y a partir de ese momento, ya sabemos lo que ha provocado esta noticia tanto en México como en España.

Uno de los argumentos para esta disculpa es que en 2015 el Congreso español aprobó que los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492 podrán, a partir de octubre, solicitar la nacionalidad española sin renunciar a la que tengan actualmente, siempre y cuando acrediten su condición de sefardí.

En definitiva, la respuesta de España no camina en el mismo sentido hacia nuestro país, pero nos aseguran que la relación entre ambas naciones no sufrió ningún deterioro por este incidente.

Además, cercanos al gobierno mexicano señalan que con España y el Vaticano, o sin ellos, habrá un proceso de reconciliación en 2021 con los pueblos originarios.

A pesar de señalamientos como el de María de Jesús Patricio Martínez, vocera del EZLN, quien consideró la petición como una simulación.

Durante los últimos dos días, el estrambótico Donald Trump enfureció contra México porque, dice, no hace nada frente a la migración centroamericana.

Es muy probable que el pelirrojo no esté bien informado, pues el gobierno mexicano colabora hasta donde no se lo piden. ¿Le pidieron a México que recibiera a los indocumentados que solicitaron asilo en Estados Unidos mientras se resuelve el proceso? No, pero los recibe.

¿Le pidió Estados Unidos que frenara el tránsito de indocumentados ofreciéndoles trabajo en México? No, pero se lo ofrecen.

¿Pidió Estados Unidos que México forme un cinturón en el istmo de Tehuantepec para frenar la nueva caravana hacia el norte? Oficialmente no, pero es muy probable que sí, durante el encuentro de la secretaria del Interior de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Esa medida, presentada como la gran solución, es exactamente la misma que pidió Estados Unidos a Vicente Fox el primer año de su gobierno.

Trump, por otro lado, ya tiene un presidente de México muy obsecuente, presto a recibir al yerno en casa de un prominente empresario. ¿Qué más quiere?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.