Guillermo Pacheco, el más probable en Puebla
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guillermo Pacheco, el más probable en Puebla

COMPARTIR

···
menu-trigger

Guillermo Pacheco, el más probable en Puebla

18/01/2019

La solicitada cortesía política, basada en los usos y costumbres, en el sentido de que un panista sea el gobernador interino en Puebla y convoque a nuevas elecciones, será algo imposible debido a la polarización entre Morena y el PAN en el estado.

Es así que Guillermo Pacheco Pulido, expresidente del Poder Judicial local y cercano al PRI, se ha convertido en quien tiene mayores posibilidades de encabezar el gobierno interino para convocar posteriormente a elecciones, en una decisión que se espera tome el Congreso local el lunes o martes próximo.

En el Congreso de Puebla, Morena tiene 14 diputados y sus aliados en la elección, PES y PT, 4 cada uno, con lo que hacen un total de 22. El PAN tiene 6, y sus aliados MC, 3; PRD, 2, y Compromiso por Puebla 1; es decir, 12 en total. PRI 4, Panal 2 y PVEM 1.

Y a pesar de que el PRI es una fuerza menor y según algunas encuestas tiene cerca del 7 por ciento de las preferencias electorales, la mayoría morenistas en la entidad considera que Guillermo Pacheco Pulido es la mejor opción para evitar la confrontación y asegurar elecciones transparentes.

Aseguran que no podía ser nadie del PAN ni de Morena, por lo que tenía que ser un externo que tuviera trabajo político y credibilidad en la entidad, y es por ello que se decidió impulsar al priista.

Porque si existe una polarización a nivel nacional en Puebla, esta es mucho mayor entre Morena y los morenovallistas; y la pasada elección de julio dejó totalmente enfrentadas a estas opciones políticas.

Para la elección extraordinaria el artículo 57, fracción XVII, de la Constitución señala que se tendrán “entre tres y cinco meses para realizar la nueva elección de gobernador”; y Morena ya avanza en la alianza con el PES, PT y el Partido Verde para postular, una vez más, a Miguel Barbosa como su candidato.

Aseguran que de acuerdo con sus encuestas, el bono electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador sigue vigente en el estado, y que por ello tienen asegurado un triunfo sea quien sea el candidato.

La dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, ya declaró que Miguel Barbosa volvería a ser el candidato, con el argumento de que en la votación de julio pasado le robaron la elección, y será difícil que alguien la contradiga porque no se prevé que López Obrador intervenga de alguna forma en las decisiones del partido.

El grave problema del PAN en Puebla es que el exgobernador Rafael Moreno Valle no fortaleció al partido, sino que creó un grupo político nuevo en el que el más sobresaliente es el exgobernador Tony Gali.

Y de este grupo quien tiene más posibilidades de ser el candidato es el exalcalde Luis Banck, quien fue secretario de Desarrollo Social en el gobierno de Rafael Moreno Valle y jefe de la oficina de Gobierno de Martha Erika Alonso.

De cualquier forma será difícil que los panistas mantengan al grupo de Rafael Moreno Valle con fuerza al interior de su partido, por lo que podrían optar por un candidato que verdaderamente los represente, como Eduardo Rivera, expresidente municipal de Puebla, quien está enfrentado con el morenovallismo en la entidad.

Y a tres semanas del accidente en que perdieron la vida la gobernadora Martha Erika Alonso y el líder de los senadores del PAN, Rafael Moreno Valle, las autoridades mantienen un absoluto silencio sobre la investigación.

Y de acuerdo con algunas encuestas, en Puebla corre la absurda versión de que los políticos fingieron su muerte. A esas locuras hemos llegado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.