Gobernadores, sin fuerza
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobernadores, sin fuerza

COMPARTIR

···

Gobernadores, sin fuerza

11/02/2019
Actualización 11/02/2019 - 11:59

A diferencia del sexenio de Vicente Fox, en que los gobernadores priistas se convirtieron en virreyes, en el actual sexenio parecen casi inexistentes, muchos han sido abucheados en actos con el presidente de la República y sólo uno de ellos se mueve en la búsqueda de la dirigencia de su partido.

De los demás gobernadores priistas podemos asegurar que dejan sentir su presencia con los legisladores federales de sus estados, sobre todo en la aprobación de la Guardia Nacional; sin embargo, será difícil que tengan una intervención directa en la elección de la dirigencia tricolor.

El único que hace todo por ser visto para buscar la presidencia del PRI es Alejandro Moreno, gobernador de Campeche, quien a la más vieja usanza del tricolor busca quedar bien con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para encabezar a su partido.

Esto podría ser considerado una contradicción, pero es claro que en el ADN priista no existe el gen que los convierte en oposición y la gran mayoría de ellos sólo saben hacer política quedando bien con el poder en turno.

Y así, Alejandro Moreno pasó de calificar a López Obrador de esquizofrénico a tomarse fotos con él, poner su imagen en los videos del gobierno de Campeche y agradecerle en Twitter.

Finalmente, Alejandro Moreno termina su mandato en 2021 y la renovación de la dirigencia del PRI será en agosto próximo, por lo que le daría vigencia política quedar en la presidencia de su partido.

Pero el mandatario de Campeche fue también el primero en ser abucheado en un evento con López Obrador y de ahí tuvieron la misma suerte al menos siete gobernadores priistas, los de Tlaxcala, San Luis Potosí, Estado de México, Oaxaca, Guerrero, Coahuila y Zacatecas, que obviamente no son los únicos, pues le sucedió ayer a Cuauhtémoc Blanco y eso que llegó al poder con las siglas de Morena.

De estas rechiflas el único que mantuvo una posición absolutamente digna y respondió en Twitter fue el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, mientras los demás priistas han aguantado sin chistar.

Por eso es difícil que alguno de los 12 gobernadores priista intervengan en la elección de su partido, están mucho más preocupados por su sobrevivencia que por mantenerse como una fuerza política, además están claros de que Morena es un partido que les puede quitar toda la base social.

Pero en el PRI, a sus casi 90 años, todavía hay quienes luchan por su sobrevivencia y están conscientes que la mejor forma es recomponer al partido desde los estados, para lo cual se están renovando tanto las dirigencias estatales como los consejos políticos.

El secretario de Organización, Héctor Gutiérrez de la Garza, nos explica que cuando llegaron al partido había 21 Comités Directivos Estatales vencidos y qué ahora hay sólo 10, pero subraya que lo más importante es que se eligieron mediante convenciones de delegados en las que participaron los militantes priistas. Respecto a los Consejos Políticos nos informa que ahora hay 23 vigentes y que dos más están en proceso de lograrlo.

Así, el PRI se prepara para su elección interna, que será abierta a militantes, y también para su cumpleaños número 90. Lo que quedará claro a finales de año, ya que por ahí de agosto será la elección, es si el PRI tiene posibilidades de sobrevivir o lo veremos desaparecer poco a poco.

En 2021 habrá elecciones en 15 estados, de los cuales son priistas ocho, ahí se definirá su permanencia política.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.