CNTE, contra la igualdad
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

CNTE, contra la igualdad

COMPARTIR

···
menu-trigger

CNTE, contra la igualdad

27/03/2019

Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán son los estados con mayor atrasado educativo, en buena medida porque son el reino de la CNTE, una organización aliada del gobierno y que ayer, una vez más, volvió a impedir el normal funcionamiento de la Cámara de Diputados. Pero el daño no lo causan a los diputados ni a sus hijos, sino a los hijos de los pobres.

La educación es uno de los grandes problemas nacionales: por los paros, los cierres de escuelas, las concesiones multimillonarias para los líderes, los días sin clase. Se pasa por alto el gran daño que causa la CNTE a uno de los principios fundamentales del pacto social: la educación pública de calidad.

La CNTE está en pie de lucha contra la educación de calidad, condición que ya desapareció, pero a favor de los privilegios que han enriquecido a unos cuantos: la venta de plazas y el acceso sin examen al empleo de maestro, el manejo de los recursos públicos y la capacidad de sanción y veto a quienes se opongan a sus designios.

En los hechos, favorece la desigualdad social al negar a los más pobres una educación de calidad. Es por tanto, como el gobierno que ayudó a ganar, un movimiento conservador, empeñado en ahondar las diferencias de lo que antes llamaban clases sociales, en mantener al pueblo abajo y a los fifís arriba.

Su interés en esta nueva embestida es conseguir 5 mil 500 plazas para la CNTE en Oaxaca, un montón de billetes cuya altura aún no definen y, por si todo eso fuera poco, quieren erigirse en un poder superior al Congreso, pues exigen aprobar el dictamen que hagan las comisiones de Educación y Puntos Constitucionales sobre la reforma educativa del presidente López Obrador.

Desde luego, la CNTE cuenta con Morena y el PT, el PES y el Verde para salirse con la suya, como bien lo dijo el experredista y ahora vicecoordinador del PT en la Cámara de Diputados, Benjamín Robles Montoya: no necesitamos ni al PAN ni al PRI para aprobar la reforma constitucional. Tiene toda la razón, pueden imponer la fuerza bruta sobre el derecho de los niños a una educación pública de calidad.

Llama la atención que el senador guerrerense Félix Salgado Macedonio tenga un pensamiento tan sutil como para basar su argumentación contra el horario de verano en el estrés que genera en los niños, los efectos que provoca en su reloj biológico y la baja en su rendimiento escolar.

La verdad, nadie esperaría encontrar esos argumentos en un legislador famoso por un pensamiento basto y atropellado, como proponer la desaparición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación si los ministros no disminuyen su sueldo. En fin, la vida te da sorpresas.

Muchas y variadas respuestas, incluso ofensivas, ha recibido el presidente López Obrador por su carta a España, pero hay una que pone el dedo en la llaga, la del director del Instituto Cervantes, el poeta Luis García Montero: “¿Por qué López Obrador exige cuentas a España por las barbaridades del pasado, pero cierra los ojos ante las humillaciones que sufren hoy los mexicanos en Estados Unidos?”

“A mí, dijo, me preocupan mucho los informes que me llegan desde los Instituto Cervantes de Estados Unidos, cuando se comenta que a los mexicanos o hijos de inmigrantes mexicanos se les avergüenza en los jardines de infancia por hablar español, cuando en una fila de un supermercado de Washington se insulta a un hispano por hablar español, de verdad que ese es el compromiso que debemos de tener entre todos para luchar por la democracia”.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.