Pre-Criterios 2020: Realismo y responsabilidad fiscal
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pre-Criterios 2020: Realismo y responsabilidad fiscal

COMPARTIR

···

Pre-Criterios 2020: Realismo y responsabilidad fiscal

16/04/2019
Actualización 16/04/2019 - 13:02

La semana antepasada la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó la versión preliminar de los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) para el año fiscal 2020, también conocidos como ‘Pre-Criterios’. Como comenté la semana pasada, considero que el secretario Urzúa y su equipo dotaron de realismo e imprimieron responsabilidad fiscal a los supuestos que conforman los ‘Pre-Criterios’ (“La importancia de los ‘Pre-criterios’ generales de política económica”, 9 de abril). En esta ocasión, comentaré sobre el contenido per se de los Pre-Criterios para el año fiscal 2020.

Para empezar, la SCHP modificó su pronóstico de crecimiento del PIB para 2019 de 2.0 a 1.6 por ciento (punto medio de los intervalos 1.5-2.5 por ciento y 1.1-2.1 por ciento, respectivamente). En mi opinión, este cambio demostró un acercamiento muy importante a la realidad que está enfrentando el país. Por un lado, la mediana de los pronósticos de los analistas encuestados por el Banco de México en torno al crecimiento de nuestra economía en 2019 se encuentra en 1.5 por ciento (marzo 2019). Asimismo, proyecta un crecimiento del PIB de 1.9 por ciento para 2020 (1.4-2.4 por ciento), igual a la mediana de los pronósticos en la encuesta de Banxico (1.9 por ciento). Si bien el crecimiento del PIB es el punto de partida para cualquier estimación sobre ingresos fiscales —parte esencial para definir el gasto—, poco más del 15 por ciento de los ingresos fiscales depende de las proyecciones de producción, exportación y precio del petróleo, así como del tipo de cambio. Cabe señalar que el tipo de cambio también tiene incidencia en el pago de servicio de la deuda.

En cuanto a la producción y precio del petróleo crudo, la SHCP estima que México producirá mil 916 miles de barriles diarios (mbd) y exportará mil 85 mbd en 2020. Esto significa un incremento de 7.5 por ciento de la producción y de 7.6 por ciento de la exportación de crudo. No hemos visto un incremento en la producción de hidrocarburos tan significativo como el que está proyectando la SHCP en 16 años. No obstante lo anterior, los poco más de 1.9 millones de barriles al día que estima Hacienda que producirá nuestro país sí están en línea con las proyecciones de varias empresas y consorcios del sector privado que ganaron algunos contratos en las rondas de la reforma energética. Así, considero que va a ser relativamente sencillo que varias de estas empresas, sobre todo las que recibieron campos convencionales en tierra, considerados como ‘maduros’ —abandonados hace algunos años a pesar de que todavía tenían ‘bastante’ petróleo, por falta de tecnología y o recursos para hacerlos financieramente factibles—, empiecen a extraer petróleo tan pronto como finales de este año o principios del 2020 y se unan a una producción estabilizada de Pemex.

Por su parte, el tipo de cambio peso-dólar, como buen par de divisas cuya característica más relevante es observar altos niveles de volatilidad, es la variable más difícil de pronosticar. No obstante lo anterior, debido a que los incentivos se encuentran alineados para pronosticar un peso lo más depreciado posible con respecto al dólar de EU por el lado de finanzas públicas, no lo es así desde una arista política. Esta situación ayuda a que el estimado se asemeje al consenso de pronósticos del mercado. Así, la SHCP pronostica un tipo de cambio promedio para 2020 de 20 pesos por dólar —que es el más relevante—, mientras que proyecta un tipo de cambio para fin de 2020 de 20.10 pesos por dólar, muy similar a la mediana de la encuesta de analistas que consulta Banxico (20.13).

Una variable también relevante para la Ley de Ingresos, a pesar de que no se refiera a los ingresos desde el punto de vista absoluto, sino del ingreso disponible cuando se restan los pagos del servicio de la deuda (i.e. pagos de interés y de principal), es la tasa de interés de los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) con vencimiento de 28 días, que es muy similar a la tasa de interés de política monetaria del Banco de México. Aquí la SHCP estima que la tasa de interés se encontrará a finales de 2020 en 7.6 por ciento. Este supuesto está en línea con el recorte de tasas que espera el consenso de analistas que lleve a cabo el Banco de México entre este y el año que entra. Cabe señalar que SHCP anticipa que la inflación termine 2020 en 3.0 por ciento. Aunque es ligeramente por abajo de las expectativas de los analistas (3.6 por ciento), es consistente con todo el marco macroeconómico que se presentó.

En conclusión, con la credibilidad con la que la SHCP desarrolló estos supuestos, imprimieron la responsabilidad fiscal de la que ha hablado nuestro presidente (‘La Salida’, 2017), anticipando que el déficit fiscal en su versión más amplia se quede en 2.5 por ciento del PIB en 2020.

Referencia

López Obrador, Andrés Manuel. 2018. 'La Salida. Decadencia y renacimiento de México'. Ciudad de México: Ed. Planeta, 2017.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.